Surfin' crisis

¿Qué diferencias hay entre el tsunami que arrasa un poblado y la gran ola sobre la que el surfista "vuela" con maestría hasta la playa?

Dos: conocimiento y actitud.

El surfista sabe que la ola viene, y sabe que cuatro tablitas reforzando las ventanas no la van a detener y sabe que si la estás viendo... ya no queda tiempo para huir.

Al contrario. El surfista clava los pies en la playa y la vista en el mar, analiza el viento, la fuerza, la dirección, observa las corrientes y los puntos donde rompen las olas. Estudia.

Y entonces la actitud. El surfista se mete en el agua, sereno y decidido, y con la vista fija en el horizonte rema despacio acostado sobre la tabla hasta la rompiente. Y en el poblado lo llaman loco, pero él se levanta, erguido y listo para deslizarse sobre la ola.

Según la Wikipedia: Este deporte también incluye el ejercicio de llegar hasta donde rompen las olas (remar hasta la rompiente), que en muchas ocasiones es agotador. También incluye pasar frio (depende del lugar y de si tienes traje de neopreno o no), hacerse arañazos y heridas con el fondo rocoso o con las propias quillas de la tabla. También incluye la habilidad para colocarse justo donde rompe la ola, ni más allá ni más acá, cosa que no siempre se consigue pues las olas no rompen siempre en el mismo lugar. Finalmente, para realizar este deporte hay que superar el miedo de ver muchas toneladas de agua cayendo encima de ti haciendo un ruido atronador.

La ola: en azul el reflejo en bolsa de la crisis del 29, que aunque comenzó ese año, no llegó a su punto álgido hasta 1932, y sólo entonces comenzó a recuperarse. En gris el último año y medio.

Que la Historia se repite es un dicho antiguo.

Se buscan hombres para viaje peligroso. Salario reducido, frío penetrante, horas y horas de completa oscuridad. Dudoso regreso sano y salvo. Honor y reconocimiento en caso de éxito.
Anuncio de 1901 en el diario Times de Londres pidiendo voluntarios para una expedición antártica de Ernest Shackleton.

¿Sabías que en japonés se escriben igual peligro y oportunidad?
Marketing Positivo, Actualizado en: lunes, noviembre 17, 2008