¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem.
La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anuncios.

El resto del artículo describe varias de las malas praxis de este tipo de "consultoras" (?) que como bien sabemos se han extendido como una auténtica plaga en los últimos meses, distorsionando tanto el mercado de la consultoría como el de la formación. En la feria ExpoPyme de Málaga nos entrevistamos con un alto responsable de la Fundación Tripartita que nos aseguró que tenían conocimento del asunto y estaban tomando medidas correctoras (incluso de orden penal ante el fraude con fondos públicos). Esperemos que la
publicidad de este artículo les anime un poco más en sus investigaciones.

Sin embargo, por otro lado, conviene aclarar este otro fragmento del texto y de paso aprovecho para anunciar otra gran novedad que espero sea de gran ayuda para poner orden en el sector profesional de la privacidad:
Unas sesenta empresas que se consideran agraviadas por la competencia desleal a la que se ven sometidas firmaron el pasado martes la preconstitución de la Asociación de Profesionales de la Privacidad y uno de sus objetivos es luchar con las empresas que realizan este tipo de mala praxis. Fuentes de la asociación aseguran que el negocio de la protección de datos puede alcanzar los 250 millones de euros y que el fraude podría situarse en torno al 10% de ese pastel.

Aquí hay varias inexactitudes, que puedo aclarar porque yo sí estuve el martes 24 en el evento citado:
  • El nombre de la asociación (cuando se constituya definitvamente) será Asociación Profesional Española de la Privacidad (APEP)
  • La asociación se compondrá exclusivamente de personas físicas, no será una asociación empresarial
  • Aunque seguro que en el futuro uno de los objetivos de la asociación será "luchar con las empresas que realizan este tipo de mala praxis" como dice el artículo, lo cierto es que ese tema no se trató en concreto en la reunión.

Las necesidades que pretende cubrir esta asociación son:
a.- Por un lado promocionar la “profesión” o actividades vinculadas a la privacidad, entendidas estas en sentido lato, es decir: tanto la labor profesional de consultoría y auditoría en protección de datos; como el trabajo en esta materia desempeñado internamente en organizaciones públicas y privadas; como la investigación y taras docentes en este campo.
b.- Y por otro velar por un ejercicio de esta profesión en el sentido indicado, con niveles de calidad.

Lo que se decidió en la reunión del 24, de forma muy esquemática, fue:
  • Agradecer el trabajo previo de la Comisión Gestora y confirmar el apoyo a su continuidad hasta el momento de la constitución definitiva de la asociación (junio 2009)
  • Establecimiento de ciertas condiciones para poder asociarse
  • Mantener el punto de encuentro "virtual" en la red profesional de LinkedIn, de donde nació la idea, pero cerrando la admisión de nuevos miembros con fecha 31 de marzo (por supuesto, una vez constituida definitivamente se volverá a abrir a nuevos socios)

Ahora esperemos que sacar a la luz pública este asunto en uno de los medios de comunicación con más repercusión, sumado a iniciativas como la APEP, sirva para comenzar a poner un poco de orden en el sector profesional de la privacidad.

Trabajar honradamente, en especial en este país tan aficionado a la picaresca y al fraude, es en ocasiones muy costoso, pero el trabajo bien hecho siempre tiene su recompensa. Sigamos por este camino.

Gracias a M. M. por la info

Actualización: descarga el artículo en pdf, cortesía de Luis R.

Marketing Positivo, Actualizado en: martes, marzo 31, 2009