¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía.

Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles.

Comenta Alejandro, de Esal Consultores:
Por cierto, guardad como oro en paño esta resolución para vuestros argumentarios cuando hableis con algun cliente y recomendadles a todos que quiten esas "tonterías" ecologicas (¿necesitas imprimir este correo?) y esos copy-paste tan americanos de que el presente mail es confidencial y bla bla bla.
Lo realmente importante es una clausula informativa correctamente redactada, los derechos ARCO perfectamente claros y consentimiento previo. Lo demas son ganas de ponérselo fácil a cualquiera que quiera hacernos "pupita".

Más claro imposible. Hoy mismo he recibido este:
Este mensaje se dirige exclusivamente a su destinatario. Contiene información CONFIDENCIAL sometida a secreto profesional o cuya divulgación está prohibida por la Ley. Si ha recibido este mensaje por error, debe saber que su lectura, copia y uso están prohibidos. Le rogamos que nos lo comunique inmediatamente por esta misma vía y proceda a su destrucción. El correo electrónico vía Internet no permite asegurar la confidencialidad de los mensajes que se transmiten ni su integridad o correcta recepción. Si el destinatario de este mensaje no consintiera la utilización del correo electrónico vía Internet y la grabación de los mensajes, rogamos lo ponga en conocimiento de forma inmediata.
Lo mejor es el absurdo de "Si ha recibido este mensaje por error, debe saber que su lectura, copia y uso están prohibidos" ¿Y cómo iba a saberlo de antemano? ¿Si ya lo he leído vendrán los de la SGAE a cobrarme alguna tasa, o en esto no tienen nada que ver? Y por supuesto no había cláusula de derechos ARCO, ni he dado ningún consentimiento ni tenido ninguna relación previa con la empresa emisora del mensaje.

Por si acaso repetimos: lo realmente importante es una clausula informativa correctamente redactada, los derechos ARCO perfectamente claros y consentimiento previo.

Y tú, ¿qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?
Marketing Positivo, Actualizado en: miércoles, mayo 12, 2010