Spam, spam, spam

Llevo ya más de seis años trabajando en el sector de protección de datos, manejando LOPD y LSSI todo el día, edito este blog (que trata sobre los citados y otros temas) y los exclusivos de la materia Ley de Protección de Datos - Sanciones LOPD y Ayuda Ley Protección Datos, habré realizado personalmente cerca de un centenar de adaptaciones a la legislación en diferentes empresas, y dirijo una red comercial que durante estos años ha adecuado a casi 5.000 empresas de todo tamaño y condición.

En este tiempo he conocido a muchos profesionales del sector que sin duda saben mucho más que yo y a los que no me privo de consultar cuando lo considero necesario, pero reconocerá el amable lector que tanta dedicación algún conocimiento habrá sembrado en mi modesto cerebro, y me permitirá por tanto que me muestre bastante seguro al menos en lo que se refiere a las cuestiones básicas del asunto, por ejemplo lo qué es un spam. Un spam no es una cuestión de opiniones, al menos desde que en España existe la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI), y por lo tanto no se trata como a veces se lee por ahí de "correo no solicitado anónimo y masivo".

Veamos la definición legal (aunque no lo llame spam) según el artículo 21 de la LSSI:
Artículo 21. Prohibición de comunicaciones comerciales no solicitadas realizadas a través de correo electrónico o medios de comunicación electrónica equivalentes.
Queda prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas.

¿Dice algo de anónimo? NO. ¿Dice algo de masivo? NO. ¿Entonces un sólo correo electrónico no solicitado, aunque se identifique la fuente y se envíe a un solo destinatario es spam? SÍ.

¿Entonces esto es legal?



NO. ¿Cómo lo se? Porque la oferta me llegó a mi por correo electrónico y yo nunca les he dado permiso para usar mi mail, así que me imagino el resto. Y porque además luego he visitado la web de la empresa y en sus formularios de contacto se incumple la LOPD y no hay ninguna Política de Privacidad.

Y nunca olvidemos que la LSSI no distingue entre particulares y empresas y que tampoco sirve lo de "son datos públicos", ya que este hecho no autoriza a enviar comunicaciones comerciales, como ha manifestado ya en varias ocasiones la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Desde que empecé mi andadura profesional en este sector he mantenido la costumbre de avisar de esta circunstancia a las empresas españolas que me enviaban spam, reconozco que sin ningún resultado. La respuesta suele ser la misma: "podemos hacerlo", casi siempre expresado con bastante soberbia. Ellos saben y yo no. De hecho saben tanto que en este otro ejemplo se puede ver que regalan un manual sobre email marketing, claro que para conseguirlo has de rellenar un formulario de datos, que ¡oh, sorpresa!, no incluye ninguna cláusula identificando al responsable del fichero, ni indica los derechos ARCO, etc, etc. Eso sí, ellos saben y además te van a enseñar :P



Esta es la clase de acciones que han convertido una herramienta tan potente como el email marketing en un sumidero de spam, y eso que según la asociación del sector FECEMD (ahora adigital), tenemos la ley más dura del mundo y ella solita va a acabar con el sector ¿?

Lo que realmente amenaza al email marketing son estas malas prácticas, no el cumplimiento de la legislación vigente.
Marketing Positivo, Actualizado en: miércoles, julio 21, 2010