Sobre La Red Social



Lunes, pero festivo, tocaba un post distinto sobre un tema poco habitual por aquí: el cine, aunque al tiempo con un argumento centrado en un asunto recurrente: las redes sociales y Facebook en particular.

La Red Social nara la creación y desarrollo de Facebook desde la óptica de los conflictos jurídicos de su creador: Mark Zuckerberg. Dirigida por David Fincher (Seven, The Game, El Club de la Lucha), con un guión de Aaron Sorkin (El Ala Oesta de la Casa Blanca), y buenas interpretaciones de Jesse Eisenberg como Mark, Andrew Garfield como Eduardo Soverin (primer apoyo financero de Facebook) e incluso de Justin Timberlake en el papel de Sean Parker, fundador de Napster y uno de los pioneros de los "baby-CEO", cuasi adolescentes al mando de grandes empresas en la burbuja de internet.

Lo mejor que se puede decir es que independientemente del interés o conocimiento que se tenga por Facebook y el fenómeno de las redes sociales, la película engancha en seguida y su intrincado guión, que salta en el tiempo a través de los diferentes juicios y varias escenas en la universidad, mantiene el interés hasta el final. Yo fui a verla con alguien que usa muy poco Facebook y que incluso no le suele gustar mucho el cine norteamericano y sin embargo disfrutó la película.

David Fincher ya ha demostrado su interés por todo tipo de obsesiones humanas y mantiene un ritmo trepidante desde la escena inicial, con un diálogo afilado entre Mark y la chica con la que sale, donde ya se perfilan todas las ideas fijas de ese obsesivo e inadaptado siempre en sudadera que es el protagonista, ese mismo que se ha convertido en el multimillonario más joven del mundo empresarial.

No cuento más del asunto central de la película para no avanzar acontecimientos, pero sí es interesante fijarse en una de las tramas secundarias, como es el continuo enfrentamiento entre Eduardo Soverin y Sean Parker, representando el primero la visión más o menos tradicional del mundo de los negocios (enseguida quiere vender publicidad para Facebook aunque Mark le diga que si la página "mola" es precisamente porque no tiene anuncios), mientras el segundo es el "enfant terrible", el niño malo que se enfrentó a la industria discográfica con una de las primeras redes para compartir archivos y se acabó en la bancarrota tras una serie de jucios multimillonarios.

Las dos visiones dan lugar a algunos diálogos que llevan mucha sabiduría empresarial en sus palabras y representan algunos de los más importantes cambios de paradigmas en la nueva economía de internet.

Así por ejemplo, cuando Sean presume de su jaque a las discográficas, Eduardo le reprocha: "¡pero si perdiste!", a lo que Sean replica: "Dime, Eduardo, ¿abrirías ahora una tienda de discos?"

Sobre el asunto de la reputación en estos días, cuando Eduardo opina que puede ser una mala influencia para Mark y el negocio de Facebook y el otro le pregunta qué sabe de él, le dice "He leído mucho sobre ti" con ese tono en el que se viene decir que no ha sido nada bueno. Sean replica demoledor: "¿Sabes cuánto he leído yo sobre ti?: na-da"

En resumen, recomendable para cualquier aficionado al cine e imprescindible si te interesa internet y los negocios que crecen en el caldo de cultivo virtual de la red.

Eso sí, hazte un favor y házselo al cine y ve a verla en un versión original subtitulada: el doblaje al castellano ha sido poco afortunado esta vez, en especial la voz que le han puesto a su protagonista, que destruye al menos el 50% de una muy buena interpretación.

La música del trailer es una versión del tema Creep de Radiohead, y no es una elección casual, sin duda tiene mucho que ver con los sentimientos que refleja la letra de la canción, en los que es muy posible que Mark Zuckerberg se reconociera en más de una ocasión.

En versión electrica:



En versión acústica para la película francesa Ils se marièrent et eurent beaucoup d'enfants, con una breve intervención de Johnny Deep:

Marketing Positivo, Actualizado en: lunes, noviembre 01, 2010