El arte perdido de la soledad

Artículo original de Leo Babauta en Zen Habits: the lost art of solitude. Traducción: Jesús Pérez Serna.
"Nunca me encontré con un compañero tan sociable como la soledad. Estamos casi siempre más solos cuando andamos entre los hombres que cuando nos quedamos en nuestras habitaciones". Henry David Thoreau
No hace falta ser un monje para encontrar la soledad, ni tampoco se necesita ser un ermitaño para disfrutarla.

La soledad es un arte perdido en estos días de ultra-conectividad, y al tiempo que no me quejo de la belleza de esta comunidad global, creo que hay cierta necesidad de dar un paso atrás hacia lo básico.

Algunas de mis actividades favoritas incluyen sentarse frente al océano, tranquilo, contemplando ... caminar, a solas con mis pensamientos ... desconectar y simplemente escribir ... encontrar la tranquilidad con una buena novela ... tomar un baño solitario.

No me malinterpreten: me encanta estar con mis seres queridos, y caminar con un amigo o ver la puesta del sol con mi esposa o leer un libro con mi hijo también se están entre las cosas que más me gustan en el mundo.

Pero la soledad, en estos días más que nunca, es una necesidad absoluta.

Los beneficios de la Soledad

El mejor arte se crea en soledad, por una buena razón: es sólo cuando estamos solos que podemos penetrar en nosotros mismos y encontrar la verdad, la belleza, el alma. Algunos de los filósofos más famosos caminaban a diario, y fue en esos paseos cuando encontraron sus más profundos pensamientos.

Mi mejor escritura, y de hecho lo mejor de todo lo que he hecho, se creó en soledad.

Algunos de los beneficios que he encontrado de la soledad:
  • tiempo para la reflexión
  • en la soledad, llegamos a conocernos a nosotros mismos
  • nos enfrentamos a nuestros demonios, y tratamos con ellos
  • espacio para crear
  • espacio para relajarse, y encontrar la paz
  • tiempo para reflexionar sobre lo que hemos hecho, y aprender de ello
  • aislamiento de las influencias de otros, que nos ayuda a encontrar nuestra propia voz
  • calma que nos ayuda a apreciar las cosas pequeñas que se pierden en el ruido
Hay muchos más beneficios, pero eso sirve para empezar. Los beneficios reales de la soledad no se puede expresar con palabras, sino que deben ser encontrados actuando.



Cómo encontrar la soledad

Comienza por desconectar.

Ve a todos los medios de conectar con los demás, y apágalos. Desconecta el correo electrónico, Facebook y Twitter y MySpace, foros y medios de comunicación social, mensajería instantánea y Skype, los sitios web de noticias y blogs. Apaga el móvil.

Apaga el ordenador ... a menos que vayas a usar el ordenador para crear, en cuyo caso, desconecta internet, cierra el navegador y todos los programas utilizados para conectarse con otros.

Los pasos siguientes dependen de cuál de estas dos estrategias se utilice:
  1. Refúgiate en ti mismo. Esto se puede hacer en la oficina, cerrando la puerta y/o usando cascos y música relajante a tu elección. Si es posible, que los compañeros de trabajo sepan que no se te puede ìnterrumpir durante un cierto bloque del día. O se puede hacer en casa, encontrando un lugar tranquilo, cerrando la puerta si es posible, o utilizando auriculares. La clave es encontrar una manera de aislarse del mundo exterior, incluidos los compañeros de trabajo o los que viven contigo.
  2. Alejarse. Verdaderamente, mi manera favorita de encontrar la soledad. Salir por la puerta, y disfrutar del aire libre. Toma un paseo, encuentra un parque o una playa o una montaña, encuentra una cafetería tranquila, encuentra un lugar con sombra para descansar. Mira a la gente o a la naturaleza.

Otros consejos:
  • Trata de tomar un baño tranquilo y relajante de vez en cuando.
  • Déjate llevar por una buena novela.
  • Si estás casado y tienes hijos, pide a tu pareja que te deje tiempo para estar solo, y luego devuelve el favor. Que sea un intercambio regular.
  • Sal a caminar todos los días.
  • Empieza el trabajo más pronto, y trabaja en silencio.
  • Toma una buena taza de té.
  • Trata de sentarte tranquilo y concentrarte en su respiración mientras entra y sale. A medida que la mente se distrae con pensamientos del pasado y el futuro, toma nota con paciencia, a continuación, regresa suavemente a tu respiración.
"Yo vivo en esa soledad que es penosa en la juventud, pero deliciosa en los años de madurez." Albert Einstein
Marketing Positivo, Actualizado en: martes, enero 04, 2011