Cómo fingir indignación por PRISM

Peter Fleischer, Asesor global de privacidad de Google, publicó hace unos días una irónica entrada en su blog acerca de la visión que fuera de USA se tiene del escándalo PRISM (programa de vigilancia electrónica calificado de alto secreto a cargo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de los Estados Unidos desde 2007):  How to feign outrage over PRISM.



Como siempre es saludable ver estos temas desde varios puntos de pista (y además la nota da varias puntadas muy ciertas y directas), esta es la traducción:
Alrededor del mundo los políticos están están siendo presionados para que expresen indignación por la vigilancia del gobierno EE.UU. Es agosto, y sus equipos de relaciones públicas puede estar de vacaciones, así que aquí tienen algunos consejos sobre cómo conseguir un buen titular: 
1) Enfoque su indignación en el gobierno estadounidense. Distraiga a todos del hecho de que su propio gobierno lo hace también. Por ejemplo, Europa tiene el régimen de vigilancia gubernamental más invasivodel mundo, sobre la base de la retención obligatoria de datos de los registros de las comunicaciones (también conocido como metadatos) en cada comunicación electrónica única por períodos que van de 6 a 24 meses. Los EE.UU. no tiene un régimen de retención de tales datos, ya que se consideró demasiado invasivo para la privacidad por el Congreso de EE.UU. Pero no hable de eso. 
2) Enfoque su indignación en las empresas privadas extranjeras (por ejemplo, Twitter o lo que sea). Las empresas, por supuesto, no tienen el control de la vigilancia del gobierno, sólo las herramientas. En cualquier caso, hable sólo de las empresas extranjeras, y no sugiera que sus propias empresas nacionales están sometidos a una vigilancia similar (o mayor). 
3) No dude en maquillar los hechos. Dado que gran parte de vigilancia del gobierno es por su propia naturaleza secreta, se puede decir casi cualquier cosa sin el riesgo de que los hechos te contradigan. 
4) Proponer soluciones creíbles pero irrelevantes. Como sugerir que la manera de controlar a la vigilancia del gobierno de EE.UU. es que se suprima el Safe Harbor (Puerto seguro), que regula la transferencia de datos en el sector privado, a pesar de saber, por supuesto, que la ubicación de los datos es irrelevante para el poder del gobierno de EE.UU. de pedir el acceso a la misma. La ubicación de los datos parece relevante, y sólo unos pocos abogados conocen otra cosa. 
5) Se usa como palanca para un objetivo político no relacionado. La política tiene mucho que ver con decisiones y compensaciones. Por lo tanto, use este escándalo PRISM para presionar por cualquier otra cosa que quiera: acuerdos comerciales, tratados sobre calentamiento global, todo es juego limpio. De hecho, incluso se puede utilizar esto como una excusa para aumentar sus propios poderes de vigilancia del gobierno: "queremos ser capaces de hacer lo que los americanos están haciendo." 
6) Consiga sus titulares ahora. Usted sabe que todo esto va a estallar de nuevo. Snowden se derretirá como un muñeco de nieve en primavera. Nada va a cambiar mucho en el ámbito de la vigilancia gubernamental. Tal vez habrá algunos cambios cosméticos, como la reforma del Tribunal de la FISA. Usted también sabe que el próximo ataque terrorista grande va a cambiar completamente los vientos políticos. Es agosto, así que salga a navegar, y esté listo para virar cuando llegue cambio de los vientos.


Marketing Positivo, Actualizado en: lunes, agosto 05, 2013