El demoledor argumento de la defensa jurídica

Habrás oído y leído (espero) las noticias acerca de la sentencia de la Audiencia Nacional que revocaba la famosa multa de la Agencia de Protección de Datos al comercial que envío publicidad a unos contactos del SIMO. Estoy preparando una larga y aburridísima nota sobre la sentencia y varios comentarios técnicos y pedantes que publicaré en el blog dedicado a la LOPD (espero que al menos mi amigo VZ sepa valorar estos esfuerzos), pero ahora quiero que reflexiones acerca del poderoso argumento de venta que representan tanto la consultoría como especialmente en este caso la defensa jurídica dentro de nuestro servicio de mantenimiento.
Es cierto que la Audiencia le da la razón y se le devuelven los 30.000€ de sanción con sus correspondientes intereses, pero también es cierto que el comercial dice: "Con los intereses del crédito que tuve que pedir; la contratación del abogado y la del procurador, y la propia multa de la Agencia, yo solté de mi bolsillo una cantidad cercana a los 40.000 euros. No tengo culpa de nada, pero me va a costar 7.000 euros ser inocente".
Si este señor hubiera sido un cliente de Grupo Millar 2, antes de nada y siguiendo nuestro asesoramiento se hubiera presentado en el SIMO con un Consentimiento Inequívoco en condiciones y nada de esto hubiera ocurrido. En segundo lugar, si no hubiera cumplido la condición anterior, pero ejerciendo su derecho a consultoría nos hubiera llamado antes de enviar los correos, le hubiéramos aconsejado no hacerlo y todo esto tampoco hubiera ocurrido. Pero en el peor de los casos, ante el hecho consumado, si este señor hubiera sido un cliente de Grupo Millar 2, estaría cubierto con la defensa jurídica y no hubiera incurrido en ese elevado gasto (excepto la parte de intereses del crédito, eso no podemos evitarlo).
Haciendo una sencilla cuenta y puesto que hablamos de datos de nivel bajo

7.000 € / 120 € anuales de mantenimiento: la protección de datos pagada para los próximos ¡ cincuenta y ocho años y pico !

Quizás algunos clientes no entiendan la enorme ventaja de gestionar toda la parte documental con una aplicación informática, otros no serán capaces de ver la repercusión en positivo de la LOPD en su imagen empresarial, los habrá que no valoren las actualizaciones jurídicas, pero cuando un argumento como el de la defensa jurídica se puede convertir en algo tan real y tangible como "dinero en tu bolsillo", será mas difícil hacerse el ciego.

Y también recuerda esto sobre la competencia: todos hacen Altas (es fácil y gratis), todos hacen Documento de Seguridad (algunos con la plantilla de la Agencia, pero lo hacen), todos asesoran (mejor o peor, más bien peor pero el cliente no lo sabe), todos dicen que dan mantenimiento (esto sí que no, pero el cliente tampoco lo sabe), etc, etc... pero no todos dan Defensa Jurídica (de hecho muy pocos). Y a la luz de estas noticias es evidente que se ha convertido en un argumento demoledor que puede ser un perfecto instrumento de cierre.
Marketing Positivo, Actualizado en: lunes, julio 30, 2007