Ir al contenido principal

Nosotros sí tenemos ley

Está bien quejarse de que nunca pasemos de cuartos de final en las competiciones futboleras, de que seamos un país de envidiosos y porteras, del "que inventen ellos", de que nuestra justicia esté en una situación de perpetuo atasco... etc, etc, pero tampoco vamos a negar que en ocasiones podemos presumir de algunos liderazgos, y uno de ellos es sin duda en protección de datos.

Bruce Schneier es uno de los mayores expertos mundiales en criptógrafía y seguridad informática, así que sabe de qué está hablando, y como vive en EEUU donde el derecho a la protección de datos es bastante limitado (debe ser "pedido" por el ciudadano a través de las llamadas "Listas Robinson" y apenas cubre el derecho a no recibir información comercial) está el hombre muy preocupado por su intimidad y así lo cuenta en un artículo titulado "Our data, Ourselves" (literalmente "Nuestros datos, nosotros", con el sentido "Somos nuestros datos")

Traducción libre y parcial en el blog de Enrique Dans:

En la sociedad actual, generamos datos de manera constante: cada vez que operamos con dinero, que pasamos un peaje, que llamamos por teléfono, que enviamos un correo electrónico o un SMS, que navegamos en la web o leemos una noticia… Nuestros datos determinan si nos conceden un crédito o no lo hacen, si nos hacen un descuento, si entramos en un avión o nos quedamos fuera, si nos dejan atravesar una frontera. Si somos sospechosos de algo, resulta mucho más probable que investiguen nuestros datos a que pidan una orden para entrar en nuestra casa - y para curiosear muchos de nuestros datos, ni siquiera necesitan un permiso. Un delincuente que acceda a nuestros datos puede vender nuestras propiedades, operar en nuestro nombre, solicitar tarjetas de crédito… el robo de identidad es la prueba definitiva de que controlar nuestros datos significa controlar nuestra vida.

Nuestros datos son parte de nosotros. Son íntimos, personales, y tenemos derechos sobre ellos. Necesitamos imperiosamente leyes que protejan de manera amplia la privacidad de los datos. Que protejan toda nuestra información, no sólo la financiera o la relacionada con la salud. Debe limitar las posibilidades que otros tienen de comerciar con nuestra información, de comprarla o venderla sin nuestro conocimiento o consentimiento. Debe permitirnos ver los datos que otros tienen de nosotros, y corregir las inexactitudes que encontremos. Impedir que el gobierno acceda a nuestros datos sin una orden judicial. Forzar la eliminación de datos, y limitar la recolección de los mismos. E imponer algo más que sanciones testimoniales por la violación deliberada de estas leyes.

Hablamos de una intención a largo plazo. Nos va llevar años llegar ahí. Es más fácil no hacer nada y permitir que sean las leyes del mercado las que lo regulen. Pero mientras vemos las tarjetas del supermercado o las cláusulas de privacidad de las páginas web, tenemos que darnos cuenta de hasta qué punto nuestra privacidad está siendo violada y cuánta libertad de elección hemos tenido con respecto a ello. Las empresas, por supuesto, están encantadas de recolectar, comprar y vender nuestra información más íntima. Pero los efectos a largo plazo de algo así en nuestra sociedad son tóxicos: estamos entregando el control de nosotros mismos.

Quizás la próxima vez que tengamos la tentación de quejarnos amargamente de que la Agencia hace poca publicidad, de que los medios tradicionales rara vez reflejan la importancia del tema (y casi siempre con muy poco rigor) o del desconocimiento general en el mundo de la empresa sobre la LOPD, tengamos que recordar que estamos ante una regulación realmente muy joven que aún ha de calar a nivel social como cultura y que en países teoricamente más avanzados no gozan de un nivel de protección comparable.

Comentarios

  1. Hombre, que la ley sea joven y que no haya esa cultura que a todos nos gustaría, no quita para que no pidamos lo que creemos necesario. A mí me gusta mucho esta frase: "si no exiges el doble, no conseguirás ni la mitad".
    Por otra parte, compararnos con los USA, que no es que "usen" muchos de los derechos que tenemos conseguidos en Europa desde hace ya algún tiempo (léase Seguridad Social Universal, vacaciones pagadas, etc), es como comparar un 600 y un mercedes. Han perdido muchísimos derechos con el tiempo y, en especial, el de la intimidad es el más desfavorecido. Y eso que les gusta decir que es "el país de la Libertad".
    De todas maneras, nosotros a lo nuestro....

    ResponderEliminar
  2. Yo lo que creo es que habría que fichar al Enrique no?... bueno dejando las bromas a parte lo que sí que hay que ver es la magnífica exposición de la materia que nos ha dejado plasmada gratuitamente en su blog y hay que indicar que es bastante visitado, sobre todo en determinados sectores, donde puede llegar a ser palabra de cristo....AMEN :)
    Con acciones GRATUITAS de este tipo y otras más llegaremos a esa Cultura que todos necesitamos.

    Un saludo

    Mª José Garrido

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

Traducción automática de reseñas en Google Maps

La próxima vez que estés viajando y mires la ficha de un negocio en un idioma extranjero, Google Maps traducirá las reseñas de forma automática al idioma definido en tu dispositivo móvil. O si desde casa o el trabajo buscas información planeando un viaje, lo mismo ocurrirá en tu equipo de escritorio. Así que si estás en un país extranjero y buscas un lugar para comer, por ejemplo, las críticas que encuentres aparecerán en el idioma que hayas establecido en tu dispositivo. Y si eres propietario de un negocio local, analiza lo que significa que también personas que buscan información sobre tu localidad desde el extranjero puedan leer las reseñas sobre tu negocio. Google dice que esto ocurrirá automáticamente al realizar una búsqueda en Google Maps o en la aplicación de búsqueda, así como en las búsuqedas desde ordenadores de escritorio. Al leer las revisiones, la versión traducida aparecerá primero seguida de la versión original. Aquí hay un ejemplo sobre la búsqueda de resta