Ir al contenido principal

Los concursos de posicionamiento y el "angry" SEO

Un "angry SEO" preparando un ataque
negativo contra sus rivales
Tenemos en marcha un nuevo concurso SEO: en este caso con el objetivo de posicionar la palabra "seoveinte" en Google. Y alguien a quien conozco, Aitor Rocamora y su sitio AlicanteSEO, va a participar y me cuenta un par de detalles que me parece que merecen un comentario.

Estos concursos tienen poco que ver con el SEO real puesto que se basan en una palabra inventada y como no podía ser de otra forma se acotan a un tiempo determinado, circunstancias que no se suelen dar cuando se trata de mejorar el posicionamiento de un sitio web en buscadores. Pero como esto ya lo he dicho otras veces no vamos a darle más vueltas. Lo que también es cierto es que de este tipo de competiciones siempre se aprende algo y tienen un poco de circo romano para distraerse un rato.

Y cada vez más. Lo del circo. Porque igual que los gladiadores sólo pueden sobrevivir matando al adversario, parece que cada día más hay quien entiende que en estos concursos lo que procede es no tanto construir un sitio o página que Google vea con buenos ojos, sino tumbar al resto para aparecer primero más por eliminación que por méritos propios.

Hay que tener en cuenta que ante un término de búsqueda, Google siempre va a devolver un resultado, incluso aunque sea malo (¿o has visto alguna vez al buscador "quedarse en blanco"?) y lo hace con una clasificación en la que siempre hay alguien que está primero. Hasta ahora se solía hablar de dos tipos de SEO: el "white" donde se procuran seguir las normas de Google y sus directrices de calidad para webmasters, y el "black" basado en la idea de manipular el algoritmo y por así decirlo "engañar" a Google. Pero últimamente encontramos además otro estilo que podríamos bautizar como "angry": el de aquellos cuya táctica preferente es intentar hundir al resto para quedar primero como decía por eliminación.

Personalmente siempre he sido muy "white", puesto que mis clientes son empresas y profesionales que no pueden jugarse su marca haciendo trucos con los que correr el riesgo de recibir una penalización, pero nunca he criticado aquellos que practican el "lado oscuro" con sus sitios de monetización, cada uno se gana sus alubias como puede y no seré yo quien pretenda juzgar a aquellos que son capaces de saltarse las normas. Sin embargo otra cosa muy distinta es dedicarse a fastidiar al resto con técnicas sucias para alejarlos de la primera página de resultados.

Por si algún lector ignora este tipo de tácticas, pongo un ejemplo: Google está cada vez más muy vigilante con los enlaces que apuntan a un sitio y es en este capítulo en uno de los que busca con más ahínco posibles manipulaciones (compras o intercambios). Pues bien, me voy a uno de esos sitios donde se pueden comprar enlaces y lo hago de la forma más burda posible, adquiriendo miles o incluso decenas de miles (me va a costar muy poco, por 20 o 30 dolares puedo comprar toneladas) y pidiendo que apunten al sitio de mi competidor. Cuando Google los detecte hay bastantes posibilidades de que penalice al sitio en cuestión y listo, uno menos en la carrera.

Por supuesto un buen webmaster está atento y repasa con cierta periodicidad los enlaces entrantes (y puede solicitar a Google desautorizar los perjudiciales para que no sean considerados) y tiene además un sólida táctica de link building natural que puede evitar el mayor de los daños, pero cuando hablamos de sitios construidos para participar en un concurso como este, siempre estamos ante webs o páginas que son necesariamente nuevas, sin historial previo y más sujetas por tanto a posibles ataques (incluso aunque se trate de un página dentro de un sitio ya establecido).

Total que decía al inicio de esta nota que participa en el concurso "alguien a quien conozco, Aitor Rocamora (...)", pero en realidad nadie conoce a tal Aitor puesto que se trata de un seudónimo de un profesional del SEO que prefiere participar de esta forma para evitar que su sitio principal (bastante conocido, muy bien posicionado y con el que tendría más opciones de éxito) se vea afectado por los posibles ataques de los "angry SEO".

Y a poco que lo pienses no deja de ser triste que haya quien dedica sus esfuerzos y conocimientos no a mejorar las habilidades propias, sino a intentar fastidiar al resto de participantes, pero así son las cosas. Internet no deja de ser un espejo de lo que los humanos somos y por eso al usarlo se puede ver lo mejor y lo peor de nosotros mismos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

Traducción automática de reseñas en Google Maps

La próxima vez que estés viajando y mires la ficha de un negocio en un idioma extranjero, Google Maps traducirá las reseñas de forma automática al idioma definido en tu dispositivo móvil. O si desde casa o el trabajo buscas información planeando un viaje, lo mismo ocurrirá en tu equipo de escritorio. Así que si estás en un país extranjero y buscas un lugar para comer, por ejemplo, las críticas que encuentres aparecerán en el idioma que hayas establecido en tu dispositivo. Y si eres propietario de un negocio local, analiza lo que significa que también personas que buscan información sobre tu localidad desde el extranjero puedan leer las reseñas sobre tu negocio. Google dice que esto ocurrirá automáticamente al realizar una búsqueda en Google Maps o en la aplicación de búsqueda, así como en las búsuqedas desde ordenadores de escritorio. Al leer las revisiones, la versión traducida aparecerá primero seguida de la versión original. Aquí hay un ejemplo sobre la búsqueda de resta