Ir al contenido principal

Hemos hecho un "pepephone" a nuestros clientes

Estimado cliente: este mes te vamos a hacer un "pepephone".
Así comienza el boletín que hemos enviado hoy a todos nuestros clientes del servicio Go Plus.

Y no, no es que les hayamos regalado una linea de teléfono o algo así.

Desde hace tiempo tenemos por costumbre en la agencia utilizar la expresión "hacer un pepephone" cuando nos referimos a darle a un cliente algo por encima incluso de sus mejores expectativas.

Así por ejemplo todo el equipo tenía el convencimiento de que por determinadas circunstancias nuestro trabajo del último mes no había estado al nivel que nos exigimos de calidad. Ningún cliente se había quejado, pero eso no era lo relevante. Nosotros lo sabíamos.

Podíamos haber calculado aproximadamente un porcentaje y haber aplicado ese descuento a los clientes. Eso hubiera estado bien. De hecho mucho mejor que en la inmensa mayoría de los casos, cuando sabemos que lo habitual en atención al cliente suele ser esperar a que se queje y solo en ese momento actuar. Hubiera estado bien, pero no sería un "pepephone".

Así que decidimos darle a todos los clientes un mes gratis del servicio sin esperar queja ni reclamación de nadie. A todos.

Eso es hacer un "pepephone".

Este es el texto completo del boletín enviado a nuestros clientes.

Estimado cliente: este mes te vamos a hacer un "pepephone".
Pepephone es una empresa de telecomunicaciones con un marketing y un estilo empresarial y de comunicación que se sale de la norma. Y nosotros en Marketing Positivo somos admiradores de su estilo. 
Así por ejemplo, cuando en cierta ocasión un problema de su proveedor causó una caida en el acceso a internet para sus clientes de apenas dos o tres horas, la compañía descontó a todos por igual el importe proporcional del coste en la factura del mes siguiente. Es decir, no esperó a que algunos se quejaran para luego compensarles, sino que aplicó un descuento incluso a los que ni se habían dado cuenta y por tanto nunca hubieran reclamado nada. 
Y nadie está libre de que un problema con un tercero pueda repercutir en tus clientes. Nosotros tampoco. 
En el boletín del mes pasado ya comentábamos que los recientes cambios en Google+ y mas en concreto en Google My Business nos habían impedido dar las métricas reales que incluimos en los informes, pero durante octubre el tema ha sido incluso peor. Mas cambios aún y ciertas inconsistencias en su API (el sistema que permite conectar aplicaciones de terceros con Google+) han dejado "sin conexión" algunas de nuestras herramientas y hasta los últimos días no hemos podido volver a disponer al 100% de todos nuestros recursos. 
Pero vamos a ahorrarte los detalles técnicos que seguramente no te interesan. En resumen lo cierto es que no hemos podido trabajar con la eficacia a la que aspiramos. 
Quizás tu no te haya dado cuenta, pero nosotros sí.  
Y eso ha sido suficiente para que hayamos decidido hacerte un "pepephone". 
Es decir, vamos a dar sin cargo un mes extra del servicio GO Plus a todos los clientes por igual. A los que se han visto afectados por el problema y a los que no. A los que se hayan dado cuenta (aunque lo cierto es que nadie se ha quejado) y a los que no. A todos.  
Noviembre es por tanto gratis para todos. 
No hace falta que hagas nada ni rellenes ningún formulario. Ya te hemos aplicado ese descuento. Lo haremos incluso aunque no leas este correo. 
No es por ninguna reclamación. Es porque creemos que es lo justo. 
Gracias por tu confianza en Marketing Positivo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem. La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anu