Nueva edición del 'Libro Blanco del Comercio Electrónico' de adigital

El "Libro Blanco del Comercio Electrónico" es una publicación coordinada por la Asociación Española de la Economía Digital (adigital) y forma parte de las acciones puestas en marcha por el programa ¿Vendes en Internet?, impulsado por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI), a través de red.es.

Recientemente se ha presentado la segunda edición del libro, donde se ha destacado el dato de que a pesar de ser muchos los consumidores que reconocen que comprarían más a través del comercio electrónico si la oferta española mejorase, el 42% de las empresas en España no tienen presencia en Internet.

Algunos fragmentos de la Introducción:
Si nos referimos a los datos de comercio electrónico B2C, es decir, aquellas transacciones que se realizan para comprar bienes y servicios online entre empresas y particulares, el mercado español arroja una cifras de 10.900 millones de euros de volumen de facturación en 2011, con un incremento del 20% respecto al año anterior. 
La variable principal que explica este crecimiento es el gasto medio por comprador, que ha pasado de 749 € en 2009 a 831 € en 2010, a diferencia de años anteriores en los que el principal motor era el aumento del porcentaje de internautas y de compradores. Así, el parque de compradores en España se sitúa en 11 millones, que supone un 43,5% del total de internautas. 
Los servicios siguen siendo el principal motor del comercio electrónico en España, especialmente aquellos relacionados con el turismo y la compra de entradas para espectáculos de ocio. Sin embargo, destacan algunos segmentos emergentes como la moda y la alimentación. 
Un dato a destacar es que entre los compradores se indica que con alta probabilidad comprarían más si la oferta española mejorase. Por tanto, el desarrollo del comercio electrónico no radica sólo en superar las barreras de acceso a la compra online, como pueden ser la seguridad en la compra, los medios de pago o los servicios de atención al cliente y entrega de mercancías, sino que esta responsabilidad también recae sobre las propias tiendas, que deben adaptar su oferta a las necesidades del consumidor. Para ello no podemos, ni debemos fijarnos exclusivamente en nuestro entorno físico como referencia para la venta online, ni siquiera en ocasiones debemos considerarlo nuestro mercado principal. El canal online permite la segmentación de nuestro público sin las barreras geográficas que imponen otros canales de venta aunque la venta internacional si conlleva una serie de barreras a tener en cuenta y que varían de país a país, e incluso dentro de los mismos.

Descarga

Marketing Positivo, Actualizado en: miércoles, julio 25, 2012