Ir al contenido principal

Cuestión de detalles

Estaba preparando una nota sobre la jornada de puertas abiertas de la AEPD, en la que, entre otras cosas, no iba a tener más remedio que comentar la escasa repercusión mediática del asunto (lo dejaré para mañana), cuando de pronto la protección de datos saltó a primera plana. Apenas unos días después de que la Agencia exigiera cautelas extremas en el uso de datos vinculados a la interrupción voluntaria del embarazo (resumido en Nota de Prensa, y explicado en profundidad en este denso Informe Jurídico de 31 páginas), se publica una sanción de 150.000 € a una clínica bilbaína sobre ese mismo tema.
No sé por cuanto tiempo, pero aún hoy día es obvio el liderazgo social de los medios de comunicación en papel, en especial si además son el número 1 en información general, así que seguro que buena parte del terremoto se desencadenó a raíz de este artículo de El País, que además mereció reflejo en la portada del día: 4.000 historias clínicas de abortos se filtran en la red a través del e-Mule, que se acompañaba de otras entradas tituladas: Atención al marcar la casilla, Domicilio y teléfono de afiliados sindicales y Un becario que deja ver datos de sus clientes.
A partir de ahí toda un serie de comentarios que como se puede ver con una simple búsqueda del término "AEPD" en Noticias Google. Quizás el más sangrante este: Osakidetza advirtió a la clínica que filtró datos por error que tenía que mejorar la seguridad.

Y aún a pesar de toda la repercusión mediática, hay un "pequeño detallito" al que nadie parece prestar atención. La reitera mención al nombre comercial de la clínica podría llevar a suponer que se trata de un establecimiento de ciertas dimensiones empresariales, pero nada más lejos de la realidad. Mañana publicaré un análisis técnico de la Resolución una vez la haya leído en profundidad, pero de momento dejo tres citas a vuela pluma para ir reflexionando:
En el procedimiento sancionador PS/00059/2008, instruido por la Agencia Española de Protección de Datos a DÑA. X.X.X. (...)

El sistema de información de la entidad integra tres ordenadores personales, (...)

IMPONER a DÑA. X.X.X., por una infracción del artículo 10 de la LOPD, tipificada como muy grave en el artículo 44.4.g) de dicha norma, una multa de 150.000 € (ciento cincuenta mil euros) de conformidad con lo establecido en el artículo 45.3, 4 y 5 de la citada Ley Orgánica.

(La Negrita es mía)

Comentarios

  1. Y no sólo en prensa escrita. Al menos que yo sepa se hablo de ello en ondacero y salió en el telediario de la primera. Y supongo en muchos medios más. Yo difundí un pdf con la notcicia de El País a la gente que estoy visitando... Imagino que les puede ayudar a tomar decisiones.

    ResponderEliminar
  2. La sanción es escalofriante ¿no?, y si es una empresa pequeña no la podrá pagar, y ¿entonces?

    ResponderEliminar
  3. Jorge: las sanciones se cobran por Hacienda Recaudación Ejecutiva. Si no hay caja (que no la habrá) se embargan cuentas bancarias, fondos, relaciones con deudores etc...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

Traducción automática de reseñas en Google Maps

La próxima vez que estés viajando y mires la ficha de un negocio en un idioma extranjero, Google Maps traducirá las reseñas de forma automática al idioma definido en tu dispositivo móvil. O si desde casa o el trabajo buscas información planeando un viaje, lo mismo ocurrirá en tu equipo de escritorio. Así que si estás en un país extranjero y buscas un lugar para comer, por ejemplo, las críticas que encuentres aparecerán en el idioma que hayas establecido en tu dispositivo. Y si eres propietario de un negocio local, analiza lo que significa que también personas que buscan información sobre tu localidad desde el extranjero puedan leer las reseñas sobre tu negocio. Google dice que esto ocurrirá automáticamente al realizar una búsqueda en Google Maps o en la aplicación de búsqueda, así como en las búsuqedas desde ordenadores de escritorio. Al leer las revisiones, la versión traducida aparecerá primero seguida de la versión original. Aquí hay un ejemplo sobre la búsqueda de resta