Ir al contenido principal

En la nueva Junta Directiva de PRIBATUA

Hace algo más de año y medio desde que un grupo de profesionales relacionados con el sector de la privacidad constituyeron PRIBATUA (Pribatutasun eta Informazio Segurtasuneko Euskal Elkartea / Asociación Vasca de Privacidad y Seguridad de la Información). Con Mikel García Larragan como presidente la joven asociación, además de haber culminado los procesos legales (CIF, registro marca, declaración de ficheros, etc.) y creado la web pribatua.org, ha realizado varios eventos (Euskal SecuriTIC Conference, Jornada sobre firma biométrica), alcanzado acuerdos con la Agencia Vasca de Protección de Datos o la International Association of Privacy Professionals (IAPP) y abierto otras líneas de trabajo y acuerdos pendientes de culminar.

Llegados a este punto, la asociación celebró el 23 de octubre la I Asamblea General Extraordinaria de la que salió una nueva Junta Directiva, presidida por Daniel Villar.

Unos días antes Mikel y Dani se pusieron en contacto conmigo para ofrecerme ser participante de esta nueva fase integrándome como vocal en la Junta, lo que acepté encantado, ilusionado y muy honrado de que hubieran pensando en mi. Y puesto que en la asamblea se proclamó por unanimidad la candidatura, ya puedo decir que soy vocal en la Junta Directiva de PRIBATUA.

Mikel ya incluyó en su blog dos entradas y otra en el del colectivo sobre las razones que justifican la existencia de la asociación y argumentos sobre porqué asociarse:
A esto poco podría añadir desde una perspectiva general, pero sí me gustaría señalar algunas razones personales para asociarme e involucrarme en la junta.
  • Siempre he creído en el asociacionismo profesional, pero mucho más cuando hablamos de un asunto como la privacidad que resulta aún relativamente novedoso y necesita de mucha pedagogía tanto a nivel popular como empresarial e institucional. Sin obviar los esfuerzos personales de cada profesional o empresa del sector, un colectivo profesional es la mejor forma de alcanzar estos objetivos de repercusión pública.
  • Me gusta el enfoque multidisciplinar de PRIBATUA, con mucha igualdad en sus asociados entre técnicos y juristas, y el hecho de que no sólo se haga hincapié en la privacidad sino también en la seguridad de la información.
  • El ámbito local de la asociación permite que a su vez desde medios locales (prensa, radio, TV, pero también instituciones y el resto del tejido empresarial del País Vasco) se le pueda tener en mayor consideración por una cuestión de cercanía e identificación.
  • Y sin que sea incompatible en absoluto con la razón anterior, también me gusta su vocación de presencia nacional e internacional.
  • Y finalmente, como una cuestión absolutamente personal, he tenido muy buen "feeling" con sus componentes desde que les fui conociendo, lo que siempre ayuda a integrarse en un colectivo que por mucho que tenga básicamente un enfoque profesional no deja de ser un conjunto de seres humanos.
Esta fue la presentación utilizada en la asamblea:



Grandes retos de futuro para el colectivo, de cuyos esfuerzos y logros seguiremos informando desde este blog.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem. La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anu