Ir al contenido principal

¡ Prietas las filas !

Artemi Rallo, Director de la Agencia Española de Protección de Datos, visita Tenerife invitado por la Cámara de Comercio de Santa Cruz y al parecer un terremoto sacude las islas. Mi correo está lleno de avisos, alertas, enlaces y titulares como estos:

El Día: La Agencia de Protección de Datos hará visitas de oficio a empresas del Archipiélago
Canarias 24horas.com: Cualquier pyme podrá ser sancionada si no cumple la ley de protección de datos
ABC Canarias: La Cámara avisa de las inspecciones a causa de la Ley de protección de datos

Y la pregunta que más me hacen es: ¿debo reenviar este material a todos mis contactos para que vean que ahora el asunto sí va en serio?

Para comenzar a atemperar los ánimos y darse cuento de lo verdaderamente poco que esto interesa de momento a los medios fijémonos en los siguientes detalles: los tres artículos citados comienzan con la misma frase y son básicamente el mismo con diferentes recortes, ninguno cita al autor y tampoco señala que sean de ninguna agencia, es decir, que lo más probable es que la única fuente, luego reelaborada en cada redacción, sea la propia Cámara, e incluso personalmente la misma mano que además de presidir una comisión tiene un negocio del mismo tema, pero ese es otro asunto en el que no quiero que entremos para nada.

En las Islas Canarias rondarán los 150.000 las entidades que han de cumplir la LOPD, de las cuales mi experiencia me dice que apenas serán dos o tres mil las que más o menos cumplen. La Agencia tiene los inspectores que tiene y no va hacer un desembarco tipo Normandía en el puerto de Santa Cruz, así que ante la amenaza de la inspección, pero las pocas posibilidades de que le toque a uno, resulta que argumentos del tipo “me arriesgo” casi parecen tener sentido, cuando un buen CSI sabe perfectamente que son fruto del desconocimiento de lo que la protección de datos significa.

En las películas del Oeste hemos visto más de una vez esa escena en la que la caravana de pioneros formada en círculo está a punto de ser atacada por los indios. Siempre hay quien enseguida quiere vaciar el cargador disparando a bulto, pero el capitán inteligente ordena calma y apuntar muy bien y sólo da la orden de disparar cuando está seguro que cada bala acertará un objetivo, sin desperdiciar munición.

Si hasta ahora nos hemos esforzado en trabajar con los valores positivos de ver desde el punto de vista del marketing el cumplimiento de la LOPD, si estamos trabajando para que poco a poco nuestros clientes actuales y potenciales entiendan que podemos transmitirles valores y soluciones mucho más completas y enriquecedoras para su negocio que el mero hecho de cumplir trámites legales, no podemos ahora caer en la tentación fácil de volver sobre los argumentos del miedo y las sanciones. Quiero que se me entienda bien: no estoy diciendo que lo ocultemos ni que neguemos los riesgos (también es nuestra responsabilidad advertirlo) sino que tengamos claro cuál es el modelo de relación con el cliente y la imagen que debemos dar como consultores.

Así que prietas las filas, los pies firmes en las trincheras, y cuando yo diga ¡ Fuego ! disparáis.

P.D.: El título es en broma, obviamente. Si eres demasiado joven para entenderlo, busca en Google: Prietas las filas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem. La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anu

Ya puedes descargar hasta 18 meses de datos de Google My Business

Todos los usuarios de Google My Business ahora tienen la opción de exportar hasta 18 meses de datos de sus listados. Tanto si eres propietario de un negocio local o una agencia que gestiona múltiples ubicaciones, ahora puedes exportar a una hoja de cálculo los datos del periodo que quieras del último año y medio. El informe exportado de Google My Business incluye los siguientes conjuntos de datos: Búsquedas totales Búsquedas directas Búsquedas de descubrimiento Vistas totales Vistas de búsqueda Vistas de mapas Total de acciones Acciones de visita al sitio web Acciones de solicitud de indicaciones Acciones de llamadas telefónicas Para descargar el informe sigue estos pasos: Entra en el escritorio de GMB . Si gestionas mas de una ubicación selecciona aquellas de las que quieras descargar los datos o no selecciones ninguna para obtener los datos de todas al tiempo. Si eres el propietario de un único negocio no hará falta seleccionar nada. Clic en "Descargar

Ya no soy el Coordinador Nacional de Ventas de Grupo Millar2

Como se puede imaginar el respetable lector, un titular así daría para muchos folios de explicaciones y matizaciones, pero como diría el castizo "total pa'qué". Y además Jaime Estevez ya lo explicó muy bien en cierta ocasión . Alguno pensará que no son formas: juro que desde hace más de un mes he pedido varias veces por escrito a la compañía que retirara mi nombre y cargo de la web corporativa y que consensuáramos una nota pública para anunciar la novedad... hasta hoy. The show must go on , afirma el clásico, y no seré yo quien lo enmiende. Damas y caballeros, se abre un mundo de posibilidades, permanezcan a la escucha (o hagan comentarios).