Ir al contenido principal

Sanción de 30.000€ por recabar 40.000 direcciones de e-mail mediante un sorteo y enviarles Spam

Ha sido la noticia de la semana en protección de datos, gracias a la difusión por parte de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) de una Nota de Prensa, recogida luego por varios medios de comunicación, en la que advierte que el uso de particulares para que faciliten direcciones de correo electrónico de sus contactos para remitirles comunicaciones comerciales sin el consentimiento de estos, constituye una práctica ilegal.

El procedimiento sancionador PS/00183/2009, instruido por la AEPD a la entidad TICK TACK TICKET, S.A., vista la denuncia presentada por FACUA - CONSUMIDORES EN ACCION, da por probado que la empresa denunciada cometió una infracción del artículo 21, apartados 1 y segundo párrafo del apartado 2, de la LSSI, tipificada como grave en el artículo 38.3.c) de dicha norma, al realizar un concurso en el que pedía
“(..) sólo tienes que rellenar el formulario con tu email y la dirección de correo electrónico de tantos contactos como tengas. Ganará la persona que más veces reenvíe esta información así que…¡Avisa a cuantos más mejor!”
utilizando posteriormente las 40.000 direcciones de correo electrónico obtenidas para enviar comunicaciones comerciales sin el consentimiento de los titulares de las cuentas de correo, sin existir relación contractual, ni ofrecer un medio para oponerse a la utilización de sus datos con fines comerciales.

Por tal infracción, Tick Tack Ticket recibe una sanción de 30.001 € (Treinta mil un euros) de conformidad con lo establecido en los artículos 39.1.b) y 40 de la LSSI.

Comentarios

  1. Hay varios sitios web, redes sociales por lo general, donde te ofrecen sistemas automáticos para enviar invitaciones a todos los contactos de tu libreta de direcciones y te dicen quienes están ya en esa red. Se van a llevar un buen susto un buen día ¿o no porqué suelen ser empresas no españolas?

    ResponderEliminar
  2. Paco: entiendo que te refieres a sitios como LinkedIn o Facebook, pero no me puedes comparar. En estos casos se trata de facilitarte enviar un mensaje a tus contactos, pero (al menos en teoría) única y exclusivamente el mensaje que tú quieres (que se unan a tu red) y la plataforma no se quedará el dato salvo que haya respuesta de tu contacto y éste cumplimente el alta en la red social. En el caso de Tick Tack se quedaban desde el incio con el dato del mail y lo utilizaban para enviar comunicaciones comerciales (spam).

    ResponderEliminar
  3. Enviar publicidad a un tercero sin su consentimiento no está permitido. La plataforma desde la que se envía no importaría, pero sí si se añaden textos / gráficos publicitarios ya que, quien los envía, no es el usuario, sino la plataforma de correo electrónico...

    ResponderEliminar
  4. Si la autoridad competente actuara con mayor contundencia, se cerrarían muchas de estas páginas que sólo buscan darse publicidad y tener ficheros de correos activos para vaya usted a saber qué fines.
    Saludos desde Córdoba.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem. La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anu