Ir al contenido principal

Que no, que nadie quiere comprar tus dominios

Hoy me ha ocurrido una de esas anécdotas que te llevan a reflexionar sobre el concepto de educación digital y la necesidad de entenderlo como un concepto básico en el desarrollo de la sociedad de la información.

Hace unos días había recibido un correo electrónico de los que resultan sospechosos desde el asunto, en el que una empresa china me venían a decir que siendo una entidad registradora de dominios habían recibido una petición de compra de otra empresa llamada "Daront Holding Ltd" de varias terminaciones (.com.tw, .hk, .net.cn, etc...) sobre un nombre de dominio del que yo poseo el .es y el .com y que además pretendía registrar la marca (que yo tengo registrada para España).

Al parecer la tal empresa había tenido la amabilidad de observar este hecho y me avisaba por si yo quería registrar esos dominios, y en el caso de que no respondiera en 7 días se los vendería a "Daront Holding Ltd", además de proceder al registro de la tal marca. Obviamente un intento de "sacarme la pasta" vendiéndome unos dominios que ni me interesan, ni, estoy seguro, tampoco a los tal "Daront Holding Ltd" que probablemente ni siquiera existan.

No hice ningún caso del tema y me limité a enviar el correo a la papelera, pero entonces aparece por mi oficina un amigo agobiado por el mismo tema al haber recibido un correo similar. Mi amigo se había tragado el tema hasta el fondo y estaba sinceramente preocupado por el asunto. Y no es que mi amigo sea un analógico cuaternario o analfabeto digital de los que se dejan engañar por cualquier cosa, tiene su blog, su Twitter, su LinkedIn y hasta un "aifon last generation".

Así que aclaremos el asunto por si algún lector se encuentra en su bandeja de entrada un mensaje parecido: No, nadie quiere comprar tus dominios, es simplemente una estrategia comercial: sucia sí, quizás incluso ilegal, pero nada cierto en cualquier caso.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

Traducción automática de reseñas en Google Maps

La próxima vez que estés viajando y mires la ficha de un negocio en un idioma extranjero, Google Maps traducirá las reseñas de forma automática al idioma definido en tu dispositivo móvil. O si desde casa o el trabajo buscas información planeando un viaje, lo mismo ocurrirá en tu equipo de escritorio. Así que si estás en un país extranjero y buscas un lugar para comer, por ejemplo, las críticas que encuentres aparecerán en el idioma que hayas establecido en tu dispositivo. Y si eres propietario de un negocio local, analiza lo que significa que también personas que buscan información sobre tu localidad desde el extranjero puedan leer las reseñas sobre tu negocio. Google dice que esto ocurrirá automáticamente al realizar una búsqueda en Google Maps o en la aplicación de búsqueda, así como en las búsuqedas desde ordenadores de escritorio. Al leer las revisiones, la versión traducida aparecerá primero seguida de la versión original. Aquí hay un ejemplo sobre la búsqueda de resta