Plan básico para escribir un post de éxito una vez por semana

Plan básico para escribir un post de éxito una vez por semana
Un juego de niños :)

En el plan preparado para mi amigo se incluía un calendario con fechas concretas para cada tarea. Al hacerlo público he cambiado los días por “fases”, para que cada cual lo adapte en función de sus flujos de trabajo, día elegido para publicar, etc…


Fase 1: capital semilla

Vas a necesitar un "recipiente" para recoger información y algo con lo que comenzar a procesarla.

Para lo primero recomiendo el uso de Feedly u otro lector RSS. Como alternativa está el correo electrónico (creando una carpeta o etiqueta específica) o un listado de favoritos. Luego puedes usar un documento word, una hoja excel o un incluso un simple cuaderno tradicional, pero como verás después es mucho mas conveniente que, si no la estás usando ya, instales la aplicación Evernote (es gratis) tanto en el ordenador como en el móvil.

Vamos a sembrar cuatro tipos de semillas:
  1. El primer paso consiste en construir una lista con todos los blogs de éxito en tu nicho. Suscríbete por RSS (mejor) o correo electrónico (a la larga te arrepentirás) a cada blog, o al menos garantízate que los visitarás como mínimo una vez por semana. Además de aquellas entradas que te parezcan interesantes y vayas señalando, echa un vistazo a los botones de compartir en las redes sociales de cada post, que suelen incluir un contador que indica cuántas veces han sido compartidos o marcados como favoritos. Mira también el número de comentarios. A más interactuación de cualquier tipo, más interés ha conseguido el tema entre la audiencia (información de gran valor).

  2. En Google selecciona el buscador de noticias e introduce las palabras clave o términos de búsqueda top de tu sector. Al final de la página de resultados verás dos opciones como las de la ilustración (con el ejemplo de "aeronaútica") donde podrás suscribirte tanto por RSS como por email para añadir a tu recipiente las últimas noticias sobre el tema.

  3. Para ir analizando posibles variaciones sobre determinados temas utiliza Google Trends. Introduce términos relevantes de tu sector y observa y anota los términos relacionados, tanto principales como (muy importante) los que mas han aumentado sus búsquedas en el tiempos señalado.

  4. Y por supuesto no olvides tus experiencias personales. Detrás de un blog hay una persona que no se limita a aporrear el teclado, y se tiene que notar. Anécdotas cotidianas, conversaciones con clientes, con colegas o competidores, todo puede ser material de primera calidad y sin duda lo será de primera mano. Y como para la vida no hay ni RSS ni suscripción por email, ahí es donde entra Evernote (o cualquier otro sistema que prefieras y te sirva para tomar notas) de forma destacada. Apunta de inmediato cada idea, aunque no sea más que una frase a añadir a un post. Nunca confíes en "ya me acordaré", no funciona.
Con los artículos destacados prepara una lista de títulos con su enlace (en Word/Excel/Evernote) más las listas de posibles variantes en palabras claves y los títulos de las notas con tus experiencias personales.


Fase 2: titula y organiza los puntos

Con el tiempo y la práctica irás siendo más efectivo en cada una de las fases, y llegará un momento en el que con sólo echar un vistazo a la lista anterior verás enseguida como los temas y sus variantes aparecen de forma casi mágica.

Hasta que llegue ese instante, una vez elegido el tema a tratar entre aquellos con mayor repercusión y actualidad, lo primero es decidir el título. Deberás equilibrar entre resultar impactante y ser veraz. Ahora que tú mismo estás repasando listas de títulos, si vieras ese titular que estás valorando en tus listados ¿lo abrirías para leerlo? Si la respuesta es dudosa… táchalo y sigue probando. Pero nunca exageres tanto que llegues a traicionar la confianza del lector con un texto que no responde a un titular prometedor.

Antes de comenzar a escribir un artículo debes tener clara su estructura (introducción, tesis o relato, conclusión) y los puntos o subtítulos a tratar. Cada subtítulo ha de funcionar como parte de un índice que informa del contenido y al tiempo empuja al lector que escanea el texto a leerlo por completo (más el punto creativo que le quieras añadir). En este post:
  • Fase 1: capital semilla
  • Fase 2: titula y organiza los puntos
  • Fase 3: 2, 1, vamos…
  • Fase 4: limpia, fija y da esplendor
  • Fase 5: publica y promociona
  • Extra: sigue aprendiendo
Comprueba que el listado de subtítulos refleje con exactitud lo que quieres decir, porque te servirá también de guía para la fase 3.


Fase 3: 2, 1, vamos… 

Lo más importante de la fase 3 es que tengas claro que en la siguiente trabajarás en editar correctamente el artículo, así que lo único de lo que has de preocuparte en este momento es de escribir. Detenerse continuamente a repasar y corregir es la forma más directa de no terminar nunca un post. Sigue los puntos del esquema y escribe, escribe y escribe y no te detengas hasta que no te quede absolutamente nada que añadir. Ya habrá tiempo de cortar, resumir y corregir.

Toda escalera comienza en el primer peldaño, así que primero escribe la introducción y con el plan de subtítulos delante, ve rellenando los huecos. No te preocupes por la ortografía ni por la gramática, sólo escribe, a ser posible hasta que te duelan las yemas de los dedos. La clave en este momento es dejar fluir todas las ideas y no detenerse ni cuando te das cuenta de que has cometido un error al teclear.

Para ser más rápido escribe frases cortas y no busques la palabra perfecta o más culta. No te preocupe parecer muy simple, como luego verás, hagas lo que hagas nunca serás demasiado simple, así que sigue y sigue escribiendo hasta que la fuente se vacíe.


Fase 4: limpia, fija y da esplendor

Ahora que ya tienes la materia prima sobre la que trabajar hay que vestirla para que luzca “bonita”.
  1. Repasa la estructura de subtítulos. ¿Hay algunos con mucho más contenido que otros que quizás se deban a su vez subdividir? ¿o alguno que quedó breve en exceso debe ser incorporado a otro superior?
  2. Repasa la longitud de los párrafos. Un blog se lee en una pantalla, y los párrafos “ladrillo” que llenan todo el espacio visual son un tormento para el lector que se pierde con facilidad entre las líneas. Corta y ajusta de forma que, dentro de la coherencia, el resultado sea agradable a la vista.
  3. Retoca los párrafos y las frases para expresar las ideas de la forma más sencilla posible. Como ya te dije no te preocupes de parecer demasiado simple, la simpleza absoluta está reservada a los genios y casi nunca se alcanza.
  4. Corrige los errores ortográficos y gramaticales. El uso correcto del lenguaje le da credibilidad a un texto. Además de los correctores automáticos y la lectura atenta, prueba a leer el post en voz alta. Siempre se descubre algo que te dejaste en el primer repaso.
La guinda del post es la imagen. En algunos casos puede venir como parte del contexto (la portada de un libro, la fotografía de un entrevistado, un gráfico de un estudio, el logo de una marca, etc…) En los casos en que sea necesario conseguirla aparte, de forma rápida, legal y gratuita, la mejor opción es el buscador avanzado de Flickr, donde se puede elegir limitar los resultados a imágenes bajo licencia Creative Commons. Significa que el único requisito para su uso es reconocer la autoría, por ejemplo en el pie de foto o enlazando la imagen misma a la página del autor como hago yo (puedes comprobarlo haciendo click en la foto del niño escritor). Dos detalles: el buscador funciona mucho mejor cuando introduces los términos en inglés, y confirma el tema de la licencia CC cuando accedas a la página de cada foto porque se puede colar algún error.



Fase 5: publica y promociona

Una vez publicado, un post necesita algo de promoción y trabajo extra para hacerse oír. Con todo el trabajo de completar las fases anteriores, no es momento de descuidar el destino de la criatura.

Aquí no puedo ser tan concreto como mi amigo quisiera. Es tal la multitud de elementos a valorar  y opciones que se pueden utilizar, que sólo puedo dar algunas sugerencias que cada uno deberá personalizar según tiempo, habilidades, etc:
  • Promoción del post a través de redes sociales: Google+, Twitter, Facebook, Linkedin o aquellas verticales y específicas del mismo nicho de nuestro blog.
  • Compartirlo en agregadores de noticias y posts, según convengan los más generalista como Menéame o especializados como en el caso anterior.
  • Enviarlo por correo electrónico a la lista de clientes que ya se tengan o suscriptores que se hayan conseguido (siempre cumpliendo LOPD/LSSI).
  • Relacionarse con otros blogs de temática similar a través de los comentarios en sus posts o con colaboraciones en busca de enlaces entrantes.
  • Respondiendo con agilidad a las preguntas y comentarios de los lectores que vayan llegando.


Extra: sigue aprendiendo

Ya lo dice el título: Plan básico. Pero claro, aquí no termina nada, no ha hecho más que empezar. Y el resto tiene dos ejes: aprender y practicar. A modo de pista, y sólo para empezar: analítica, SEO, escritura creativa, redes sociales… Existen en la red infinitos recursos para seguir aprendiendo, y entre ellos este blog, así que por si acaso no dejes de suscribirte por RSS o correo electrónico (en la barra lateral) y también puedes seguirme en Twitter y en la página Google+ del blog..

Y llegados a este punto, repita el proceso desde el inicio.



Marketing Positivo, Actualizado en: jueves, enero 10, 2013