Ir al contenido principal

El reto de escribir un blog


Ya sabes, los informáticos siempre se quejan de que sus amistades recurren constantemente a ellos con lo de “ayúdame a configurar el router”, “instálame un Windows pirata”, “échale un vistazo a mi ordenador que va lento”, etc… A mí no me había ocurrido nunca nada parecido hasta que hace unos días comenté en Twitter que había asistido a uno de los cursos presenciales en los que participa Carlos Bravo, del blog Marketing Guerrilla.

Sucedió que a las pocas horas me llamó un amigo, pequeño empresario del sector ferretería, y me contó que aunque llevaba tiempo pensando en incorporar un blog a su web estática, después de leer a Carlos en Los resultados en cifras de mi blog tras publicar 366 días un post diario había quedado en parte impresionado por los resultados y en parte preocupado porque se veía incapaz de escribir a ese ritmo. Su pregunta era clara y directa: “¿es imprescindible publicar un post al día para que un blog funcione?”

Mi respuesta: desde luego que no. (Además de la cuestión de qué significa que un blog “funcione”).

A Google le gusta el contenido que se renueva, y la frecuencia de publicación es uno, entre muchos, de los factores que afectan al posicionamiento de un sitio web, pero no es lo mismo competir por la primera página del buscador en temáticas como escribir un blog, marketing online o monetización en internet, que son algunos de los temas mas habituales en Marketing Guerrilla y en los que existe una enorme competencia, que en otros para los que una frecuencia menor puede ser suficiente para conseguir buenas posiciones.

Si además no tienes tiempo o simplemente capacidad para generar contenido de calidad diariamente, dejemos una cosa clara: un post de éxito por semana es mucho mejor estrategia a largo plazo que escribir contenido mediocre todos los días.

El concepto fue al parecer lo suficientemente motivante como para que mi amigo se animara a dar el siguiente paso (“eso sí puedo hacerlo”)… y yo quedará ya atrapado en ese sutil tela de araña que es la amistad bien entendida… y definitivamente enredado en “¿tu me ayudarías a preparar un plan para escribir un post de éxito una vez por semana?”

Eso sí, mi amigo quería un sistema sencillo y concreto, “nada de largas listas de opciones, un solo trayecto a cada destino, por favor”. Y aún insistió: “no me des ideas, dame instrucciones”.

Y ahí que nos enredamos al día siguiente durante unas horas trazando un mapa del tesoro en busca de la audiencia enterrada en las infinitas páginas de Google.

Y una vez terminado, nos pareció bien compartirlo con todos y así se hará. Mañana.


Mañana Plan básico para escribir un post de éxito una vez por semana

Ideal para principiantes, pero si ya escribes en un blog, échale un vistazo por si acaso. Si no te lo quieres perder puedes suscribirte al RSS de este blog, seguirme en Twitter o suscribirte por correo electrónico en la columna lateral a tu derecha.


Pero, un momento... ¿qué es un post de éxito?

La verdad, no tengo la menor idea. Ese será tu primer trabajo: decidir qué es un post de éxito para ti.

Existen muchas formas de medir la repercusión de cualquier cosa escrita en internet. Tu objetivo puede ser conseguir suscriptores para un boletín, nuevos seguidores en Twitter, más comentarios en los artículos, visitas a tu web, conversiones en un ecommerce o enlaces directos que te sitúen como experto en una materia. El éxito será cualquier paso que te lleve en la dirección correcta hacia ese objetivo personal.

Dos son los elementos esenciales: planificación y disciplina. El plan, mañana. La disciplina la pones tu.



Comentarios

  1. Buenísimo, mil gracias, y esperando expectante a mañana :)

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno tu post. A quién no le ha ocurrido alguna vez? Sin duda, Carlos Bravo es un fenómeno.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem. La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anu

Ya no soy el Coordinador Nacional de Ventas de Grupo Millar2

Como se puede imaginar el respetable lector, un titular así daría para muchos folios de explicaciones y matizaciones, pero como diría el castizo "total pa'qué". Y además Jaime Estevez ya lo explicó muy bien en cierta ocasión . Alguno pensará que no son formas: juro que desde hace más de un mes he pedido varias veces por escrito a la compañía que retirara mi nombre y cargo de la web corporativa y que consensuáramos una nota pública para anunciar la novedad... hasta hoy. The show must go on , afirma el clásico, y no seré yo quien lo enmiende. Damas y caballeros, se abre un mundo de posibilidades, permanezcan a la escucha (o hagan comentarios).

Imágenes libres y gratis (de verdad) ⦗ACTUALIZADO 2021⦘

Antes de nada aclaro el título: digo "de verdad" porque se da con cierta frecuencia una confusión respecto al término "libre" asociado a imágenes, equiparándolo a "puedo hacer con esto lo que quiera", pero resulta que no es así exactamente. Sin entrar en detalles técnicos, tenemos tres situaciones básicas: Derechos de autor (copyright) vigentes: el autor o herederos mantiene los derechos sobre la obra y cualquier uso necesita de su consentimiento. Dominio público: el periodo de protección legal de los derechos de autor ha terminado y la imagen puede ser usada por cualquiera. Creative Commons: el autor cede parte o todos los derechos sobre su obra de forma voluntaria en función de unas licencias predefinidas. Existen por tanto imágenes que sí son "libres" en sentido estricto, es decir, que puedes utilizarlas gratis para cualquier uso (incluso comercial), transformarlas como quieras y no se requiere atribución ninguna a su autor original: se trat