No es LA economía, es TU economía

Hace unos días me encontré con un veterano profesional de la venta a quien hacía tiempo que no veía. Tras los saludos de rigor, en seguida surgió una animada conversación sobre la situación económica y su repercusión en la actividad comercial. Para mi amigo no era una situación nueva.
La ventaja de los años es que uno ya ha pasado por casi todos los ciclos, ya viví una crisis similar a principios de los 90, así que no me pilla desprevenido.

Y luego añadió su receta para superar los momentos difíciles:
Lo fundamental es no creer todo lo que oigas, ya sabes, la tele, los periódicos, el comentario del taxista... claro que los tiempos son difíciles, ya sé que las empresas están despidiendo gente o directamente cerrando, pero el hecho de que la economía se deslice hacia abajo no significa que mis ventas se tengan que verán afectadas. No puedo hacer nada por la economía en general, sólo puedo ocuparme de mi economía personal. Aunque es difícil mantener una perspectiva positiva durante tiempos como estos, es esencial mantenerse enfocado en tu objetivo principal y evitar a los pesimistas como a una plaga. Las empresas todavía tienen que comprar bienes y servicios independientemente del ciclo económico. Quizás compren diferente, quizás compren menos, pero van a seguir comprando. Lo que se trata ahora es de convencer en cada entrevista que ofrecemos una sólida inversión con un retorno significativo. Repito que no han dejado de comprar: simplemente esperan obtener más valor.
Marketing Positivo, Actualizado en: lunes, junio 28, 2010