¿Pagaremos por la privacidad?

Interesante reflexión en We will pay for privacy (y Parte II) acerca del posible hartazgo de algunos sectores de usuarios de internet sobre los servicios web gratuitos financiados por publicidad y sus amenzas sobre la privacidad.
Durante los próximos años, según los consumidores se vayan dando cuenta de cómo están siendo seguidos, medidos y vendidos online, la gente comenzará a pagar por aplicaciones web que protejan su privacidad. En concreto, los que puedan permitirse el lujo de pagar para proteger su vida privada lo harán.
(...)
Ya que los sitios con publicidad debe comprometer su arquitectura y la experiencia del usuario con el fin de conseguir interacciones con sus anuncios, hay una tremenda oportunidad para aplicaciones web elegantes y bien diseñadas que ofrezcan una experiencia mucho mejor, al tiempo que protegen los datos de los consumidores y la privacidad .
(...)
Pagaría con mucho gusto entre 50 y 60 dólares por año a cambio de obtener el control absoluto sobre mis datos en todo momento. Y no soy el único.

Como el mismo autor señala en otro párrafo no se trata de todo el mundo, ni siquiera de una tendencia mayoritaria (al menos de momento), pero si puede convertirse en un significativo (y muy rentable) nicho de mercado.
Marketing Positivo, Actualizado en: martes, junio 22, 2010

2 comentarios:

  1. En parte ya es así en servicios como Spotify donde tienes opcion gratis+publicidad o cuota mensual libre de anuncios. Eso te quita la publi, pero no tengo claro si realmente deja de recoger datos.

    ResponderEliminar
  2. No creo que las amenazas a la privacidad esté en los servicios web gratuitos, es cuestión de los usuarios teniendo más cultura digital y de mejorar los servicios de persecución de ciberdelincuentes.

    ResponderEliminar

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.