Tiempos muertos

¿Un atasco? ¿El trayecto en transporte público? ¿Un cliente que tardará unos minutos en recibirte?
¿Y qué vas a hacer?
¿Oír simplezas en la radio? ¿Mirar el paisaje? ¿Echar un vistazo a las insulsas revistas de la sala de espera?

Los tiempos muertos, esos momentos en los que uno se encuentra teóricamente sin nada que hacer por culpa de circunstancias externas, son inevitables en el día a día profesional, y mucho más para un vendedor sujeto en parte a la disponibilidad de sus clientes y habitual de las salas de espera.

Uno de los usos típicos de estos momentos es la llamada telefónica, siempre tenemos llamadas pendientes, y la combinación de teléfono móvil más manos libres es especialmente efectiva en medio de un atasco, pero esto no siempre es posible: no se puede hacer en un avión y en casi ningún metro, no es cómodo ni discreto en un autobús y poco educado mientras esperas que te reciban en la oficina de un cliente.

Creo que los tiempos muertos son buenos momentos para la creatividad: de pronto tu mente está liberada de preocuparse por el siguiente acontecimiento. No puedes hacer prácticamente nada para que el avión llegue antes, el atasco se resuelva o el cliente salga de su reunión y te reciba de inmediato, y por tanto puedes dedicar todas tus neuronas a cualquier otro asunto.

Para motivar esa creatividad y aprovechar los resultados yo siempre llevo encima:
  • Agenda. Un espacio que de momento no he cedido a internet. Mi agenda sigue siendo el clásico "tocho" (24x16 cm.) donde se escribe al estilo 1.0 y nunca tiene problemas de cobertura. En los tiempos muertos planifico y organizo los días o semanas siguentes.
  • Cuaderno. Para apuntar ideas, proyectos, notas... cualquier cosa que no se refiere a una fecha concreto y no tenga por tanto cabida de momento en la agenda. Me declaro fetichista de los cuadernos Guerrero de la casa Unipapel, concretamente la referencia 71334, 60 páginas de formato 21,5x15,5 cm que por tanto cabe perfecto en la agenda.
  • Libro. Imprescindible. La última semana la nueva edición aumentada de La Economía Long Tail.
  • Internet móvil. No hace falta un ultra moderno iPhone para llevar internet en el móvil y ya hay tarifas lo suficientemente económicas como para que merezca la pena a cualquier profesional (un Nokia N81 gratuito y tarifa plana de 12 €/mes en mi caso). Yo aprovecho tiempos muertos para leer y responder el correo, comentarios en mis blogs, repasar el GoogleReader (agregador de noticias) y pasear por Twitter. Son labores que en otro caso uno se encuentra haciendo al final de la jornada, muchas veces con ganas ya de desconectar y por tanto con peor calidad de respuesta.

Y tú ¿cómo utilizas tus tiempos muertos?
Marketing Positivo, Actualizado en: domingo, junio 14, 2009