Ir al contenido principal

Dos lecciones sobre internet

La primera me ocurrió casi en la prehistoria, alrededor de 1996, antes de Google, antes de los ADSL, cuando se navegaba con Netscape conectado por módem a poco más de 40K y anulando la línea telefónica tras los pitidos y chirridos de rigor. Yo ya estaba fascinado con internet, tanto que incluso ya tenía un sitio web de mi pequeño negocio de librería (una sola página, dos fotos, dos bloques de texto y los datos de contacto), cuando la mayor parte de las empresas del Ibex35 no disponían siquiera de presencia en internet.
Naturalmente esa web era inútil por completo y sólo servía para satisfacer mi "egoweb".

Un día se acercó a visitarme el comercial de una distribuidora de libros con la que mi negocio tenía muy poca relación y me explicó que su departamento de informática había habilitado para los clientes un acceso web a la aplicación que gestionaba su almacén, de manera que se podían hacer pedidos por internet en tiempo real, comprobando si había o no existencia de un determinado título.
¡Yo casi daba saltos de alegría!
De un plumazo había resuelto un serio problema de calidad en mis servicios: el hecho de que hasta ese momento yo tenía que hacer los pedidos "a ciegas", es decir enviarlos por fax o mail y esperar 48 horas a la recepción del pedido para comprobar si había existencias de todas las referencias y en caso contrario en cuánto tiempo se demoraría la reposición. Esto me impedía dar una respuesta concreta cuando un cliente solicitaba un libro del que en ese momento no disponía en la librería, arriesgándome a que lo comprara en otro sitio. Ahora podía ver en internet lo que había y lo que no y ajustar mis pedidos y mejorar mi servicio al cliente, y tanto me enamoró al instante el sistema que, a pesar de su exasperante lentitud y a que en ocasiones aquello "se caía" y había que volver a empezar (recuerdo que hablamos de 1996) en apenas un par de meses esa distribuidora pasó de apenas un 5% a suponer más del 40% de mis compras.

Ya está, pensaba yo. Todo va a cambiar en muy poco tiempo. Esta es la mayor revolución de la historia de los negocios y probablemente de la humanidad. A estas alturas todas las librerías habrán eliminado la mayor parte de los pedidos por fax/mail/teléfono y como el resto de distribuidoras no se pongan las pilas se quedan sin negocio en un año. Eso me decía a mí mismo.
Y entonces vino la lección.
Porque revolución sí que era, sí... pero el momento todavía no. (Me queda el consuelo de pensar que gente infinitamente más inteligente e informada que yo cometió el mismo error y de ahí la burbuja tecnológica de los siguientes años).

Ocurrió una mañana en la que me volvió a visitar el comercial de la distribuidora. Naturalmente le agradecí la visita y le comenté el uso intensivo que estaba haciendo de la herramienta web, de forma que no necesitaba dictarle ningún pedido. Incluso (seguramente con un punto de soberbia) recuerdo haberle sugerido que fuera pensando alguna forma de reciclaje, ya que sus servicios podían quedar vacios de sentido en muy poco tiempo.
El comercial me miró extrañado y dijo "¿por internet?, no creo, de momento entre los que no tienen ordenador, los que apenas lo usan, los que les parece muy complicado, los que prefieren usar el teléfono o esperar la visita del vendedor y los que tienen sistemas de pedidos automatizados por fax que no son compatibles con nuestra aplicación... el resultado es que esto sólo lo usas tu y otro tío en Santander".

Yo y otro tío en Santander... se me ha quedado grabada la frase.
Desde entonces siempre me pregunto: esto esta muy bien ¿pero hay alguien al otro lado?


Tiempo después, en 2003, cuando ya vivía en Madrid, había terminado una trabajo con Fondo de Cultura Económica y estaba decidido a abandonar para siempre el sector editorial y comenzar a desarrollarme profesionalmente en internet. Habían pasado unos cuantos años de forma que internet ya no era esa cosa extraña que compartíamos uno de Santander y yo. Llegaban los ADSL, ya brillaba el astro rey de Google, la televisión se llenaba de anuncios con ofertas... y por fin internet iba a explotar y cambiar nuestras vidas para siempre.
Tan rápida iba la cosa que de pronto sentía que tras un tiempo absorto en un emprendimiento para distribuir libros de saldo y otros meses encerrado en los almacenes de FCE, había perdido mi condición de "pionero" y ahora me faltaban muchos conocimientos.
Reflexionaba: bien, ahora tenemos mercado, hay ya millones de personas conectadas, pero también comienza a haber una oferta abrumadora, ¿cómo puedo conquistar los mercados masivos?, ¿cómo destacar en el ya casi infinito universo virtual?
Y en estas cayó en mis manos un panfleto que anunciaba una conferencia gratuita en la Cámara de Comercio a cargo de un aparente experto en el asunto, de nombre Roberto Cerrada. Así que allí me planté yo dispuesto a que el tal experto respondiera mi pregunta. ¿cómo puedo utilizar internet para llegar a la masa?

Y entonces recibí la segunda lección: internet es un mercado de nichos.

Sin duda es estupendo que la web sirva para interconectar el mundo entero, pero a nivel de negocio esto es una oportunidad para unas pocas empresas y de gran tamaño. Lo que Roberto Cerrada explicaba era que la oportunidad para el emprendedor está en las posibilidades de entrar en contacto con nichos de mercado que serían inviables económicamente en el mundo físico (por distancia geográfica) pero generan negocios rentables en internet. Desde entonces he contado muchas veces el ejemplo (que no estoy seguro si escuche ese día) del negocio del proveedor de piezas para coleccionistas de soldaditos de plomo de la Primera Guerra Mundial, unos cuantos miles de aficionados desperdigados por el mundo entero a los que no sería rentable atender mediante tiendas tradicionales, pero que agrupados en un sitio web de referencia suponían un floreciente negocio de comercio electrónico. Y eso que aún no se hablaba de redes sociales como tales.
(A Roberto Cerrada se le puede seguir en su sitio y en Twitter).

Me ha costado unos años pero ya lo voy entendiendo. ¿Y tu?, ¿has recibido lecciones similares?

Comentarios

  1. Me han gustado mucho los ejemplos, nada mejor que una buena historia para entender un concepto. Pensaré en los nichos de mercado.

    ResponderEliminar
  2. ¿Hay alguien ahí?, ja, ja
    Esto deberíamos preguntarnos los geeks antes de proclamar que nuestra última aplicación va a cambia el mundo ;-)

    ResponderEliminar
  3. Mertxe: gracias. El ser humano lleva contando historias desde... bueno, desde siempre.

    NFRMTC: claro, como sólo os relacionáis con otros geeks, así os va :P

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.

Entradas populares de este blog

Contacto Google My Business 2021: teléfono, email, chat

ACTUALIZADO septiembre 2021 Para los dueños de negocios que quieren gestionar sus fichas en Google My Business o Mi Negocio y optimizar su presencia en Google Maps resulta frustrante comprobar como Google va cambiando y escondiendo cada vez mas los métodos de contacto directo con su servicio de ayuda. En este artículo repasamos los métodos válidos en 2021 para contactar con Google por teléfono, email o chat. El problema cada vez mas es que aunque, como vamos a ver a continuación, aún hay métodos indicados por Google para contactar con su equipo, lo cierto es que en los últimos meses cada vez se tarda mas en recibir respuesta tras solicitar el contacto y se reportan incluso casos en los que sencillamente la llamada nunca se produce. Por si acaso, detallamos las diferentes maneras que hemos encontrado de llegar al formulario de petición de llamada. De todas formas, si es esa tu situación, y como dueño de un negocio quieres centrarte en lo tuyo, recuerda que puedes solicitar nuestros

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

Cómo enviar un enlace para conseguir reseñas en Google

Las reseñas son un elemento fundamental dentro de la estrategia online de profesionales y negocios locales: por un lado son un factor de juicio muy valorado por los consumidores y/o posibles clientes, y por otro son un ingrediente que se puede englobar dentro de la llamada "experiencia de usuario" que es cada día mas el elemento central en las valoraciones de las búsquedas tanto en Google Search como en Google Maps . Bueno para el negocio, bueno para el posicionamiento (SEO), ¿qué mas se puede pedir? Reseñas de negocio se pueden recoger en multitud de sitios y servicios web, algunos de ellos muy genéricos y otros centrados en determinados sectores como hostelería y restauración, salud, servicios profesionales, etc..., pero sin duda, por su poder de influencia, son las reseñas de Google las que un negocio debe intentar conseguir de forma preferente. Si hace unas pocas semanas ya explicaba que ahora es mas fácil conseguir reseñas puesto que ya no es imprescindible util

Más sobre LOPD a coste cero

Lo comentamos hace tiempo , pero es un tema que ha vuelto a salir tras el comunicado de la Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP) y la posterior presentación de un escrito ante la Fundación Tripartita : el asunto de las adaptaciones LOPD "a coste cero" bonificadas con los fondos para formación de trabajadores. En la red social profesional Linkedin se ha abierto un interesante debate sobre el tema dentro del grupo Profesionales Privacidad . Como para poder acceder hay que ser miembro de la red y haber sido aceptado en el grupo, reproduzco a continuación algunas de las opiniones más interesantes en los comentarios. Se han eliminado las referencias personales en respeto a la privacidad del grupo, pero las citas son literales Planteamiento: LOPD a 0 euros ¿Conocéis el problema? Muchos de vosotros conoceréis este tipo de consultorías LOPD a 0 euros en los que se utilizan los fondos para formación que las empresas disponen para enmascarar una "formación LO

Conexiones 19: redes sociales en internet 2008

  Privacidad y Redes Sociales son dos temas que parecen ir siempre de la mano en los últimos tiempos, como se pudo leer en el Encuentro Digital con los lectores de El Páis de Artemi Rallo , Director de la Agencia Española de Protecciónde Datos (AEPD) ,  donde la mayor parte de las preguntas de los internautas versaron sobre esta cuestión. 2008 fue el año del crecimiento y diversificación de las redes sociales en internet. Esta es una lista de algunos enlaces de este año sobre el tema. ¿Pero qué diablos es una red social? Enrique Dans Mapa de la popularidad de las redes social mas importantes en todo el mundo. Sobre el uso de las Redes Sociales en España . Roberto Carreras Redes Sociales y su influencia en la Reputación Corporativa (I) y su continuación (II) . Roberto Carreras El calvario de abandonar una red social . Soitu 'Networking' contra la crisis . Soitu Redes sociales y CRM. Un matrimonio con futuro. Antonio Mas Redes profesionales, ¿cómo aprovecharl