Ir al contenido principal

¿Vas a permitir que te quiten el control de tus clientes?


Un interesante artículo en Alt1040: La evolución del comercio electrónico: de la tienda a la web, y viceversa, ofrece nuevas posibilidades basadas en tecnología para el comercio tradicional:
Hoy en día, los consumidores resuelven sus inquietudes antes de comprar un producto leyendo blogs con reseñas, usan comparadores de precios para obtener el más bajo, encuentran ofertas en subastas, y finalmente realizan la compra a través de una transacción electrónica con su forma de pago predilecta, cerrando todo el círculo de sus compras de manera virtual. Gracias a la competencia, este proceso y sus herramientas fueron refinándose con los años, hasta lograr una experiencia superior a la que obtendríamos en una tienda real.
Por suerte, la misma tecnología que forzó este cambio de paradigma en el comercio continúa evolucionando, y esta vez podría volver a favorecer a las tiendas comerciales físicas. Para empezar, los dispositivos móviles inteligentes como un iPhone o un teléfono equipado con Android, son capaces de leer los códigos de identificación de los productos y obtener información detallada sobre los mismos, opiniones y comparativas de precios, en cualquier lugar donde estemos. Además, la llegada de computadoras en formatos más ligeros como el iPad, permiten a los comerciantes brindar esta información dentro de sus locales de una forma intuitiva y no invasiva.
Otro punto importante: para enriquecer la experiencia del cliente hay que conocerlo. En el mercado online existen múltiples herramientas disponibles y métricas aplicables que nos permiten recaudar información sobre nuestros visitantes, hasta convertirlos en clientes. Desde opciones de uso común como Google Analytics para medir la efectividad de nuestro sitio de comercio electrónico, hasta soluciones más exclusivas como comScore que nos permiten segmentar nuestro público y sacarle provecho. En el mundo real, la persona que entra a una tienda es en la mayoría de los casos un completo desconocido… hasta ahora. Los servicios de geolocalización como Foursquare están en su momento de auge, y demuestran que la gente está dispuesta a moverse de sus hogares más allá del patrón habitual, para ser parte de un juego que mezcla el mundo virtual con el real. En cuestión de tiempo, estos servicios comenzarán a integrarse completamente con nuestros perfiles online (Facebook, Twitter, Google, etc) y pondrán a disponibilidad de los comerciantes la información necesaria para ofrecernos los productos que sean más acordes con nosotros. De esta forma, no sólo podrán ser los usuarios quienes activen una capa de realidad aumentada y vean los comercios a su alrededor, sino que los dueños de los mismos podrán visualizar quien es la persona que está entrando a su negocio, y como puede atenderla mejor.
Todo ello muy interesante desde el punto de vista del cliente, pero ahora echemos un vistazo desde la perspectiva del comerciante: ¿esto de las redes sociales sale gratis? En un sentido puramente monetario actualmente es gratis en muchos casos, pero pronto dejará de serlo, o al menos las opciones profesionales más interesantes serán de pago. Pero quizás este sea un coste menor. Quizás sea mucho más caro ceder el control sobre la información de los clientes y convertir de hecho a una empresa externa en el CRM del comerciante.

En primer lugar bienvenidos todos los nuevos clientes que puedan llegar, incluso aunque haya que pagar por ello. ¿Acaso no se ha pagado toda la vida por anunciarse en medios de comunicación o en directorios telefónicos y profesionales que caminan irremediablemente hacia el cementerio de lo obsoleto?

Sin embargo, por otro lado, aunque es muy cierta la afirmación del artículo en el sentido de que la persona que entra a una tienda es en la mayoría de los casos un completo desconocido, también lo es que en ese momento el comerciante ya no necesita la red social ni la tecnología para "conocer" a su cliente... ¡lo tiene delante!, y ambos son de carne y hueso, con lo que se puede conseguir la más potente de las conexiones posibles: el contacto directo.

Ahí es donde entra el cumplimiento de la Ley de Protección de Datos (LOPD) para poder manejar los datos dentro de la legalidad. Y si se objeta que como se ha visto en las últimas semanas (aquí, aquí y aquí) algunas de estas redes no siempre respetan la legislación española y por tanto juegan con cierta ventaja, convierta la cuestión en una ventaja: ofrezca a sus clientes el respeto a su intimidad que esas redes parecen vulnerar.

Por eso siempre he dicho siempre que cumplir la LOPD es además de un requisito legal una cuestión de imagen y de marketing, una forma para cualquier tamaño de actividad profesional de construir bases de datos legales... y mantener el control sobre una información tan sensible.

Y quizás parezcan cuestiones de futuro, pero te aseguro que "ya están aquí". Hoy mismo respondo a una cuestión muy relacionada con todo esto en el blog Ayuda Ley Protección Datos.

Más información: Contratación.

Comentarios

  1. Pues vaya, tienes razón, nunca lo había pensado así, pero realmente son ellos (facebook o el que sea) los que mantienen el control sobre la plataforma y los datos, de manera que cualquier día pueden pedirte dinero por manejarlo, habrá que estar atentos a como evoluciona el asunto.

    ResponderEliminar
  2. Por eso soy personalmente más prudente que la mayoría a la hora de recomendar a las empresas que se metan en redes sociales, pueden ser buena herramienta como complemento de otras acciones, pero una empresa tiene casi el "deber" de controlar el flujo de sus datos "calientes". De hecho tengo similares reservas con casi los mismos argumentos sobre el "cloud computing",

    ResponderEliminar
  3. Pero también las empresas que han creado sus redes sociales propias han fracasado y han tendio que abandonarlas y terminar integrandolas en Facebook (ej. Coca-cola)

    ResponderEliminar
  4. Anónimo: no propongo que cada empresa monte su propia red social, eso sería un despropósito, simplemente sugiero que no pierda la oportunidad de recoger sus propias bases de datos (eso sí, legalmente) y crear comunicaciones directas complementarias de las que se consiguen en redes sociales. Se trata de no ceder el 100% del control.

    ResponderEliminar
  5. Este post trae cola y lo citaremos muchas veces. Contiene un principio fundamental de la tercera revolución industrial que estamos viviendo empujada por la apertura de mentalidad que provoca la caótica situación económica.
    Piensas en distinto código ya que los modelos de éxito anteriores no valen como referencia, solo para estar convencido que hay que evolucionar por otro sitio. ¿Cómo puedes tener Información rápida de tu mercado? ¿Cómo fidelizas a un cliente con la misma información rápida que tú tienes? ¿Qué imagen le das si no te enteras de lo que él conoce? No solo tienes que tener tus bases de datos, estas tiene que ser rentables, orientadas, enfocadas, con un buen grado de permanencia. Si el cliente esta mas informado del mercado que tu, ya no es tu cliente tu eres el suyo. Todos estamos confesándonos en la red los clientes la competencia y nosotros mismos, no hay duda el negocio está localizado.
    Si viene otro que me vende esto no es un proveedor o un gasto es un socio rentable. Me sentaría muy mal darle beneficios de lo que lo que ya tengo por no saber tenerlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem. La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anu

Ya no soy el Coordinador Nacional de Ventas de Grupo Millar2

Como se puede imaginar el respetable lector, un titular así daría para muchos folios de explicaciones y matizaciones, pero como diría el castizo "total pa'qué". Y además Jaime Estevez ya lo explicó muy bien en cierta ocasión . Alguno pensará que no son formas: juro que desde hace más de un mes he pedido varias veces por escrito a la compañía que retirara mi nombre y cargo de la web corporativa y que consensuáramos una nota pública para anunciar la novedad... hasta hoy. The show must go on , afirma el clásico, y no seré yo quien lo enmiende. Damas y caballeros, se abre un mundo de posibilidades, permanezcan a la escucha (o hagan comentarios).

Imágenes libres y gratis (de verdad) ⦗ACTUALIZADO 2021⦘

Antes de nada aclaro el título: digo "de verdad" porque se da con cierta frecuencia una confusión respecto al término "libre" asociado a imágenes, equiparándolo a "puedo hacer con esto lo que quiera", pero resulta que no es así exactamente. Sin entrar en detalles técnicos, tenemos tres situaciones básicas: Derechos de autor (copyright) vigentes: el autor o herederos mantiene los derechos sobre la obra y cualquier uso necesita de su consentimiento. Dominio público: el periodo de protección legal de los derechos de autor ha terminado y la imagen puede ser usada por cualquiera. Creative Commons: el autor cede parte o todos los derechos sobre su obra de forma voluntaria en función de unas licencias predefinidas. Existen por tanto imágenes que sí son "libres" en sentido estricto, es decir, que puedes utilizarlas gratis para cualquier uso (incluso comercial), transformarlas como quieras y no se requiere atribución ninguna a su autor original: se trat