Presentando a Manolo y Laura

Quienes han asistido a alguno de mis cursos en GM2 ya conocen a estos dos personajes que ahora traigo al blog.
Manolo. 55 años. Propietario de un taller mecánico (SL) con cuatro mecánicos y una administrativa. No tiene ningún estudio. Simplemente de chaval lo que más le gustaban eran los coches y como había que trabajar entró de aprendiz en un taller. A base de trabajar mucho, pero mucho mucho, consiguió establecerse por su cuenta y prosperar hasta el momento actual, aunque aún hoy día tiene que pasar alguna noche desvelado hasta las tantas cuadrando las cuentas de las nóminas, la seguridad social, los materiales, las reservas para herramientas, los impuestos municipales, autonómicos, nacionales, el agua, la luz, el teléfono...
Laura. 27 años. Recién licenciada en Odontología y recién colegiada en el Ilustre Colegio Profesional correspondiente. También recién empresaria (autónoma, con nulos conocimientos de gestión empresarial) con unos pocos ahorros, una ayuda familiar y un crédito personal: acaba de estrenar consulta en un primer piso alquilado, con los elementos mínimos, una sóla empleada a media jornada (bueno, vale, a veces se queda un poco más) y un asomo de ataque de pánico cada vez que echa un vistazo a la agenda para los próximos días aún repleta de huecos.
Manolo y Laura son un ejemplo tangible de una realidad empresarial: el 93,9% de las empresas españolas tienen entre 0 y 9 empleados.

En mis cursos sirven como ejemplo sobre el que materializar la necesidad de aprender no sólo todos los conocimientos técnicos acerca de los servicios que comercializamos, sino también la habilidad de comunicarse adecuadamente con el público al que preferentemente nos dirigimos.

Ya lo había dicho de otra forma en el artículo La comunicación y el arte de cerrar las ventas: El "modelo mental" (los "mapas" de los que se habla en Programación Neurolingüística), la forma en que cada individuo "ve" el mundo y la realidad que le rodea, influye de una forma muy importante en la comprensión de los mensajes, y puesto que cada modelo es individual nunca podemos dar por supuesto que se nos ha entendido bien sólo porque sintamos que nos hemos explicado bien.

Di lo que quieras, pero si Manolo y Laura no te entienden, has perdido.

Así que, próximamente: Consejos para hablar con clientes que desconocen el lenguaje técnico.

Fotografía : ·júbilo·haku· 
Marketing Positivo, Actualizado en: miércoles, enero 21, 2009