Ir al contenido principal

Presentando a Manolo y Laura

Quienes han asistido a alguno de mis cursos en GM2 ya conocen a estos dos personajes que ahora traigo al blog.
Manolo. 55 años. Propietario de un taller mecánico (SL) con cuatro mecánicos y una administrativa. No tiene ningún estudio. Simplemente de chaval lo que más le gustaban eran los coches y como había que trabajar entró de aprendiz en un taller. A base de trabajar mucho, pero mucho mucho, consiguió establecerse por su cuenta y prosperar hasta el momento actual, aunque aún hoy día tiene que pasar alguna noche desvelado hasta las tantas cuadrando las cuentas de las nóminas, la seguridad social, los materiales, las reservas para herramientas, los impuestos municipales, autonómicos, nacionales, el agua, la luz, el teléfono...
Laura. 27 años. Recién licenciada en Odontología y recién colegiada en el Ilustre Colegio Profesional correspondiente. También recién empresaria (autónoma, con nulos conocimientos de gestión empresarial) con unos pocos ahorros, una ayuda familiar y un crédito personal: acaba de estrenar consulta en un primer piso alquilado, con los elementos mínimos, una sóla empleada a media jornada (bueno, vale, a veces se queda un poco más) y un asomo de ataque de pánico cada vez que echa un vistazo a la agenda para los próximos días aún repleta de huecos.
Manolo y Laura son un ejemplo tangible de una realidad empresarial: el 93,9% de las empresas españolas tienen entre 0 y 9 empleados.

En mis cursos sirven como ejemplo sobre el que materializar la necesidad de aprender no sólo todos los conocimientos técnicos acerca de los servicios que comercializamos, sino también la habilidad de comunicarse adecuadamente con el público al que preferentemente nos dirigimos.

Ya lo había dicho de otra forma en el artículo La comunicación y el arte de cerrar las ventas: El "modelo mental" (los "mapas" de los que se habla en Programación Neurolingüística), la forma en que cada individuo "ve" el mundo y la realidad que le rodea, influye de una forma muy importante en la comprensión de los mensajes, y puesto que cada modelo es individual nunca podemos dar por supuesto que se nos ha entendido bien sólo porque sintamos que nos hemos explicado bien.

Di lo que quieras, pero si Manolo y Laura no te entienden, has perdido.

Así que, próximamente: Consejos para hablar con clientes que desconocen el lenguaje técnico.

Fotografía : ·júbilo·haku· 

Comentarios

  1. Necesito esos consejos como el comer. Gracias.
    Es muy fácil caer en el error de suponer que los clientes entienden todo lo que dices, porque casi nunca reconocen que no entienden, así que nos toca a cada uno enterarnos.
    Espero con impaciencia la continuación.

    ResponderEliminar
  2. Pues bienvenidos sean esos consejos poque en el ambiente que me muevo son la mayoría y a veces en situaciones peores que las que describe. Nada que la muchos son de mollera bien cerrada y si acceden son solo porque su alguien les dijo que era obligado, claro que después vienen mas problemas con el tiempo poque tienes que enseñarles desde la a a la z. Lo peor es que no entienden que tienen que preocuparse tambien ellos de aprender. La mayoría quieren que todo se lo hagas tu y despreocuparse, igualmente me imagino como hacen con sus obligaciones fiscales y laborales que delegan es sus asesorías todo trámite.

    ResponderEliminar
  3. Lo has clavao.
    Conozco yo a más de un Manolo como el de la foto. :D
    Esta clase de gente suele ser muy desconfiada y más que nada se trata de ganártelos generando confianza. Es verdad que son difíciles pero precisamnete por eso, si los consigues de clientes te son mucho más fieles.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem. La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anu

Ya no soy el Coordinador Nacional de Ventas de Grupo Millar2

Como se puede imaginar el respetable lector, un titular así daría para muchos folios de explicaciones y matizaciones, pero como diría el castizo "total pa'qué". Y además Jaime Estevez ya lo explicó muy bien en cierta ocasión . Alguno pensará que no son formas: juro que desde hace más de un mes he pedido varias veces por escrito a la compañía que retirara mi nombre y cargo de la web corporativa y que consensuáramos una nota pública para anunciar la novedad... hasta hoy. The show must go on , afirma el clásico, y no seré yo quien lo enmiende. Damas y caballeros, se abre un mundo de posibilidades, permanezcan a la escucha (o hagan comentarios).

Imágenes libres y gratis (de verdad) ⦗ACTUALIZADO 2021⦘

Antes de nada aclaro el título: digo "de verdad" porque se da con cierta frecuencia una confusión respecto al término "libre" asociado a imágenes, equiparándolo a "puedo hacer con esto lo que quiera", pero resulta que no es así exactamente. Sin entrar en detalles técnicos, tenemos tres situaciones básicas: Derechos de autor (copyright) vigentes: el autor o herederos mantiene los derechos sobre la obra y cualquier uso necesita de su consentimiento. Dominio público: el periodo de protección legal de los derechos de autor ha terminado y la imagen puede ser usada por cualquiera. Creative Commons: el autor cede parte o todos los derechos sobre su obra de forma voluntaria en función de unas licencias predefinidas. Existen por tanto imágenes que sí son "libres" en sentido estricto, es decir, que puedes utilizarlas gratis para cualquier uso (incluso comercial), transformarlas como quieras y no se requiere atribución ninguna a su autor original: se trat