Sí por descontado

En el trabajo comercial la parte más compleja, tanto en la formación como en la práctica cotidiana, es el cierre de las operaciones.

Vendedores bien formados, profesionales, que conocen perfectamente su producto o servicio y saben presentarlo con calidad, se atascan en la fase final, balbucean a la hora de "pedir el dinero" y normalmente continúan hablando y hablando hasta perderse en un mar de verborrea a miles de kilómetros de la mente de comprador.

Asi que con esta breve nota voy a inaugurar una nueva etiqueta en el blog sobre técnicas de venta y específicamente muchas de ellas enfocadas al cierre de la acción comercial.

Pero antes de nada echemos un vistazo sobre algo que no es en concreto una técnica, pero que sin ese ingrediente ninguna otra funcionará: el sí por descontado.
Se trata de una actitud, una forma de hablar, de moverse, de pensar. Consiste en el convencimiento absoluto de que el comprador acabará firmando ese pedido y por ello, desde el momento inicial se habla con él y se le trata como si ya fuera cliente.
Se puede decir: "disponemos de un amplio catálogo de cursos" o se puede decir: "vamos a ver cuál de estos cursos es el que más conviene a tus empleados" :) y además con una sonrisa.
Teniendo de antemano el convencimiento firme de que el cliente comprará, el único problema que se plantea a continuación es cuándo.

Lo iremos viendo en sucesivas entregas, complementado con vuestras aportaciones :)

Grandes vendedores leen este blog (lo sé), y las nuevas incorporaciones a la compañía (que también lo leen, espero) están deseos@s de aprender (yo el primero).

Pinchen en Comentarios y que continúe.
Imagen: Flickr
Marketing Positivo, Actualizado en: martes, noviembre 18, 2008