¿En qué se parecen los datos y los yogures?

En que caducan.

Y no pretendía hacer un chiste, sencillamente es cierto.

La diferencia es que los yogures avisan en su envase, no sólo de su posible caducidad, sino incluso de la fecha concreta, mientras que los datos no dicen nada al respecto.

O sí. Cuando baja el índice de efectividad del email marketing, cuando algunos se quejan del descenso de los ratios de click, ¿no será en parte porque se están enviando los mensajes a direcciones "caducadas"?

¿Cuándo fue la última vez que actualizaste tu base de datos?, o peor aún, cuando encargas a un tercero una campaña o cuando compras (legalmente, me refiero, claro) una base de datos ¿exiges garantías sobre su nivel de actualización?

Pregúntate, ¿estás utilizando bases de datos caducadas?

Foto: mobil'homme
Marketing Positivo, Actualizado en: miércoles, julio 29, 2009