Ir al contenido principal

¿En qué se parecen los datos y los yogures?

En que caducan.

Y no pretendía hacer un chiste, sencillamente es cierto.

La diferencia es que los yogures avisan en su envase, no sólo de su posible caducidad, sino incluso de la fecha concreta, mientras que los datos no dicen nada al respecto.

O sí. Cuando baja el índice de efectividad del email marketing, cuando algunos se quejan del descenso de los ratios de click, ¿no será en parte porque se están enviando los mensajes a direcciones "caducadas"?

¿Cuándo fue la última vez que actualizaste tu base de datos?, o peor aún, cuando encargas a un tercero una campaña o cuando compras (legalmente, me refiero, claro) una base de datos ¿exiges garantías sobre su nivel de actualización?

Pregúntate, ¿estás utilizando bases de datos caducadas?

Foto: mobil'homme

Comentarios

  1. También es un requisito LOPD mantener los datos actualizados ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo: sin duda estás en lo cierto, pero en esto como en otros asuntos relacionados con datos creo más en hacerlo por conveniencia empresarial que por imposición legal.

    ResponderEliminar
  3. Florencio Martínez30 julio, 2009 08:23

    Estoy con Jesús. La adecuación a la ley es una consecuencia de una buena práctica empresarial. Hay que cambiar el chip: los principios de la LOPD bien aplicados nos conducen hacia las buenas prácticas empresariales y a la eficiencia.

    ResponderEliminar
  4. Florencio: 100% de acuerdo, gracias por el comentario

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem. La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anu