Ir al contenido principal

Estrategia 1: Pedir referencias

¡Oh! las referencias: el maná de las ventas, la tierra prometida de todo vendedor donde ya no tendrá nunca más que patear las calles en días lluviosos, el paraiso comercial donde los clientes vendrán a uno ansiosos por comprar gracias a una recomendación. Al menos así lo aseguran la mayor parte de los libros, seminarios, cursillos, e-books, etc... donde supuestamente uno puede aprender el arte de vender. Y luego tienes a miles de vendedores preguntando a sus clientes: "por cierto ¿sabes de alguien más que pueda necesitar mis servicios?" ...y descubriendo que el sistema rara vez funciona. ¡No se trata de que el cliente haga tu trabajo!, a él no le importan tus urgencias ni tu cifra de ventas del mes. Además tampoco es un experto conocedor de tus servicios, no tiene claro a quién de verdad le son necesarios y probablemente no se siente cómodo dando referencias si no se ha creado previamente una atmosfera de cordialidad y colaboración.

¡Hazlo distinto!

Aprende a ser un detective de las referencias

No pidas referencias genéricas ("¿sabes de alguien más..."), pídelas concretas y a ser posible con nombres y apellidos. Evidentemente esto puede significar un trabajo previo de investigación (¿con quién tiene relación este cliente?, ¿a quién me gustaría que me presentara?), pero es que es tu negocio, eres tú quien ha de asumir la responsabilidad de construirlo, no pasarlo a tus clientes. Ser un detective de referencias significa aprender a formular las preguntas correctas y escuchar al cliente, observar su entorno, estar alerta para descubrir a quién conoce que podría ser un buen contacto para ti. A menudo las mejores referencias pueden surgir de una observación casual o de una conversación intrascendente. Por ejemplo si estás hablando con el director administrativo de la empresa T, le puedes preguntar dónde trabajaba antes de T y si aún mantiene el contacto y ahí tendrás una sólida prescripción. Si tu cliente tiene en su despacho una placa o algún premio como miembro de una asociación puedes pedir que te referencia al presidente. Si tu cliente tiene en su web una sección "clientes" y ves que alguno es interesante para ti, pide que te ayude a concertar una cita. En lugar de hacer a tu cliente una pregunta de carácter general que se puede fácilmente responder en sentido negativo, pide que te remita a la persona o empresa concreta que has descubierto a partir de tu trabajo de detective. Y luego un paso más... no te conformes con un nombre y un teléfono, consigue que te presente personalmente o al menos que haga él la llamada inicial.

Extiende el mapa con una carta de recomendación

Un cliente sólo puede recomendarte a personas que conoce ¿verdad? Falso. También puede referenciarte frente a otros a quienes nunca ha visto y que probablemente no le conocen de nada. Es una de las armas más antiguas del marketing: el poder de los testimonios. El cliente valora tus palabras desde la perspectiva "este es un vendedor que quiere que yo compre sus servicios, y todo lo que me dice es con esa intención" y por lo tanto no se lo "cree" del todo, pero ¿qué ocurre cuando el mensaje procede de alguien sin ningún interés económico, normalmente otro cliente? El valor del testimonio crece como la espuma. La próxima vez que te entrevistes con un cliente satisfecho con tus servicios da otro paso adelante y pide que te escriba una carta de recomendación. Y si puede ser en un papel corporativo (o al menos con un sello de empresa) y de su puño y letra, mejor aún. Nada sofisticado, si tiene un aire casual será más convincente, algo como "soy cliente del consultor M y estoy muy satisfecho con sus servicios, profesionalidad y atención y me permito recomendarlo sin duda, etc..." Si eres capaz de reunir un ramillete de cartas así podrás comprobar el efecto demoledor que causan en un posible cliente cuando se las muestras y dices "estos empresarios con situaciones similares a las suyas ya confían en mis servicios".

Claro que esto no es tan fácil como hacer la pregunta sin más ("conoces a alguien...") y esperar a ver si cae algo, pero si quieres construir un negocio tendrás que asumir la responsabilidad del trabajo y no esperar que otros lo hagan por ti. Al final, si lo haces con profesionalidad, obtendrás un rendimiento mucho mayor a cambio de tu esfuerzo.

Siguiente estrategia: telemarketing profesional

Comentarios

  1. Gran post! Otro para la colección de favoritos.
    Esto de los testimonios se ve en algunas webs y en anuncios, pero nunca he conocido a un agente comercial que lleve en su maletín cartas de recomendación manuscritas de sus clientes. Será cuestión de ponerlo en práctica.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu labor eres un gran profesional, ya lo digo no solo por el magnifico bloc sino también por haber tenido la gran suerte de haberte visto actuar y confirmo que todo las técnicas que comentas las llevas a cabo, gracias por tus grandes lecciones, y por ultimo comentar que en 20 años de comercial NUNCA me han dado ningún tipo de formación como la tuya

    ResponderEliminar
  3. Brillante! Probaré a hacerme detective :)
    Es verdad que preguntar sin más no funciona y es lógico porque como bien dices al cliente no le preocupa nuestro negocio sino el suyo. A veces nos hacemos vagos y nos creemos que alguna fórmula mágica va a sacarnos de todos los apuros, pero lo único que hay es trabajar, trabajar, trabajar

    ResponderEliminar
  4. Jose Luis R.: efectivamente no es nada habitual en España el uso de cartas de recomendación, pero yo llevo 20 años haciéndolo y te aseguro que funciona. Ponlo en práctica.

    Fermín: gracias, me sonrojo :-)

    Mar Lboro: hazte, hazte y verás :-) Y tienes mucha razón con la receta: trabajar, trabajar, trabajar...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem. La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anu

Ya no soy el Coordinador Nacional de Ventas de Grupo Millar2

Como se puede imaginar el respetable lector, un titular así daría para muchos folios de explicaciones y matizaciones, pero como diría el castizo "total pa'qué". Y además Jaime Estevez ya lo explicó muy bien en cierta ocasión . Alguno pensará que no son formas: juro que desde hace más de un mes he pedido varias veces por escrito a la compañía que retirara mi nombre y cargo de la web corporativa y que consensuáramos una nota pública para anunciar la novedad... hasta hoy. The show must go on , afirma el clásico, y no seré yo quien lo enmiende. Damas y caballeros, se abre un mundo de posibilidades, permanezcan a la escucha (o hagan comentarios).

Imágenes libres y gratis (de verdad) ⦗ACTUALIZADO 2021⦘

Antes de nada aclaro el título: digo "de verdad" porque se da con cierta frecuencia una confusión respecto al término "libre" asociado a imágenes, equiparándolo a "puedo hacer con esto lo que quiera", pero resulta que no es así exactamente. Sin entrar en detalles técnicos, tenemos tres situaciones básicas: Derechos de autor (copyright) vigentes: el autor o herederos mantiene los derechos sobre la obra y cualquier uso necesita de su consentimiento. Dominio público: el periodo de protección legal de los derechos de autor ha terminado y la imagen puede ser usada por cualquiera. Creative Commons: el autor cede parte o todos los derechos sobre su obra de forma voluntaria en función de unas licencias predefinidas. Existen por tanto imágenes que sí son "libres" en sentido estricto, es decir, que puedes utilizarlas gratis para cualquier uso (incluso comercial), transformarlas como quieras y no se requiere atribución ninguna a su autor original: se trat