Cuándo llamar en frío

Para mí la "llamada fría" es la última vía de ataque. Digamos que averiguas que hay un cliente que es un candidato perfecto para tu producto o servicio. Has intentando varios métodos de llegar hasta él, pero todos los esfuerzos han sido en vano. Esta es una de las pocas situaciones en las que la llamada fría es aplicable.

Bueno, ahora tenemos un posible cliente al que necesitamos llamar en frío, ¿verdad? Bueno, no tan rápido. Creo que el momento tiene que ser también el adecuado.

¿Qué quiero decir con eso? Sencillamente, si vas a tener que llamar en frío, debes hacerlo cuando tu energía y confianza estén en lo más alto. ¿Cuándo estás mejor? Te encuentras en tu mejor momento justo después de cerrar un trato con un nuevo cliente o cuando finalmente consigues cerrar ese gran pedido por el que has estado trabajando durante semanas. No habrá mejor momento para llamar en frío que ese.

Confía en mí, independientemente de los resultados de la llamada, cualquier respuesta negativa te rebotará como las balas a Superman. Mientras que la negatividad es muy perjudicial para la mentalidad del vendedor (por eso no me gustan las llamadas en frío), este será el momento en el que serás invencible en este ámbito. Hazte un favor la próxima vez que cierres un gran pedido. En lugar de ir a celebrarlo rápidamente, haz algunas llamadas en frío y verás que mi consejo funciona.

Autor: Will Fultz. Traducción: Jesús Pérez Serna.
If you enjoyed this article, please visit Top Sales Blog for "fresh" and "weekly" articles written by Will Fultz.


Foto: Jon Curnow 
Marketing Positivo, Actualizado en: lunes, marzo 09, 2009

3 comentarios:

  1. Pero así planteado parece ignorar las posibilidades del telemarketing, que en muchos casos se hace sobre listas de desconocidos, todo en frío, como dices.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que en el teléfono tenemos menos "armas" porque el cliente no nos ve y además con un gesto cuelga y se libra de la llamada (presencialmente es más difícil). Por eso son tan importantes los aspectos sicológicos, como el estado de ánimo con el que hacemos la llamada.
    Me parece acertado este artículo

    ResponderEliminar
  3. JLR: tienes razón en lo que dices, pero también el artículo en cómo lo plantea. Soy un defensor del telemarketing y lo uso intensivamente, incluso mucho "en frío", pero exige unas habilidades que no todos los vendedores presenciales tienen, es decir, que grandes comerciales exitosos en la venta directa presencial se estrellan cuando se ponen al teléfono. Y en ese caso es mejor limitarlo a momentos como el que recomienda Will Fultz.

    ResponderEliminar

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.