No quiero oír todo eso

En ventas, demasiada información es aún peor que poca información, y sin embargo es un mal muy frecuente entre los vendedores:
  • Porque eres un novato, acabas de hacer tu primer curso y como aún no tienes claro qué es lo importante y qué no lo es tanto... por si acaso lo cuentas todo.
  • Porque llevas tiempo manejando el asunto, te has convertido en un experto, conoces cada recoveco de cualquier tema posible... y quieres que quede claro en cada entrevista.
  • Porque realmente te gustan tanto tus servicios, crees de una manera tan firme y clara que son exactamente lo que el cliente necesita... que no puedes dejar de demostrarlo a cada segundo.
  • Porque sencillamente... eres un charlatán incorregible.

Sea por lo que sea, entiende esto: si no eres capaz de callarte nunca van a firmar el contrato. El cliente no necesita toda tu verborrea. El cliente necesita soluciones. Necesita beneficios. No quiere oír todo eso que tú le quieres contar.

Habla menos y contesta al diablillo. 

Imagen: pupilas gustativas
Marketing Positivo, Actualizado en: viernes, abril 10, 2009