Ir al contenido principal

Estrategia 3: Tratamiento de objeciones

Responder objeciones: he aquí otro de los clásicos de cualquier libro o curso de ventas que se precie.

Las objeciones son una cosa escurridiza y difícil de atrapar, a menudo son falsas y esconden tras su enunciado las verdaderas dudas. Otras veces ni siquiera se verbalizan y se quedan bailando la danza del vendedor muerto en la mente del cliente. ¿Cómo luchar contra algo así?

Empecemos por dejar algo claro: enfrentarse a las objeciones es una actitud poco inteligente, convierte la entrevista de ventas en un partido de tenis, pero jugado en la cancha del cliente... y el árbitro está comprado. Tienes todas las de perder.

Deja que te cuente un secreto: al menos un 50% de la negatividad de una objeción, está en tu mente, no en la del cliente. Es ese momento cuando te dicen precisamente esa pega que no quieres oír porque suele ser la más típica, la más certera y para la que menos respuesta tienes y piensas "oh no, me pilló con esto ¿cómo salgo de aquí?"

Comienza por darle la vuelta a tu propia objeción interior.
Entiende que nadie se queja de lo que no le interesa.
Una objeción NO es una negativa.
Una objeción es un grito en tu cara de un cliente que te está diciendo: "quiero comprar, de verdad que sí, pero no me estás dando las razones correctas".
Cada objeción es una oportunidad de encauzar la entrevista hacia el cierre.

Volvamos al propósito de esta serie: Cinco estrategias diferenciadoras. Y el mensaje de Seth Godin: "Mejor" no es siempre superior a "diferente".
Así que mientras mejoras tu técnica de respuesta, prueba algo diferente. Cada vez que el cliente lanza una objeción:
  1. Agradece las objeciones. El cliente espera un argumento de respuesta. Tú comienza por decir "gracias por comentármelo".
  2. Aclara. El cliente sigue esperando. Cree que la pelota está tu campo. Por tu parte, declina el enfrentamiento. Pide que aclare la objeción con preguntas tipo "acláramelo un poco más", "¿a qué te refieres exactamente?" o centrando tu mismo "si no lo he entendido mal, quieres decir que...". Descubriras que en la mayor parte de los casos el propio cliente contestará su objeción por si sólo.
  3. Y mejor aún: anticípate. Encontrarse con una objeción y saber responderla está bien, armar tu discurso de ventas de forma que la objeción ni siquiera llegue a surgir es mucho mejor. Frecuentemente actuamos como si no supiéramos las objeciones porque aún no hemos hecho la presentación, pero la mayor parte de las veces eso no es cierto. Conocemos muchas objeciones porque podemos anticiparlas de nuestras experiencias anteriores con ese clientes o con otros clientes similares. Podemos anticipar las objeciones porque son las mismas que nosotros tendríamos si fuérsmos los compradores. Cuando tengas claras las posibles objeciones, introdúcelas en el discurso de ventas y respóndelas directamente con un argumento ganador. Normalmente esto equivale a responder al diablillo. 


Más en Marketing Positivo:

Foto: nickwheeleroz 

Comentarios

  1. Buenos conesejos seguro son gran ayuda a mucha gente gracias por todo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.

Entradas populares de este blog

¿Qué estás poniendo bajo la firma de tu mail?

Un comentario de ayer en el blog sobre sanciones LOPD me recordó un tema que hace tiempo quería comentar: esos curiosos avisos supuestamente legales tan frecuentes al pie de los correos electrónicos, con más tendencia al barroquismo y la extravagancia cuanto más grande es la empresa que lo envía. Se trata de una sanción de 1.200€ a una librería, que aunque incluía en sus correos un enlace a la Política de Privacidad en su web, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinó que aunque sea gratuito, no es un procedimiento sencillo ya que, por un lado, la información que se desprende del enlace no permite relacionarlo de forma fácil ni con el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de datos con fines comerciales ni con la existencia de un procedimiento habilitado para ello y, por otro lado, dicho enlace no remite directamente al procedimiento, sino que enlaza con la información. La historia completa en Cuestión de detalles. Comenta Alejandro , de Esal Consultore

La Lista Robinson de FECEMD y mis perplejidades

Hace ya unas semanas que la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD) anunció, con la colaboración de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), su servicio de Lista Robinson, un fichero de exclusión en los términos del artículo 49 del Nuevo Reglamento LOPD, que aseguraban permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas, de empresas con las que no mantengan o no hayan mantenido algún tipo de relación. Como todas las noticias recogidas en diferentes medios me resultaban algo confusas, me he abstenido de dar ninguna opinión hasta no haber acudido a alguna de las presentaciones conjuntas FECEMD-AEPD previstas. Ayer estuve en la que se realizó en la sede de la CEOE en Madrid y tras dos horas de conferencia, preguntas y respuestas, si estoy escribiendo estas líneas no es porque me haya aclarado en absoluto... sino para compartir mis perplejidades y rogar que alguno de los ilustres profesionales del Derecho (e

¿Soluciones "a coste cero"?: empecemos a poner un poco de orden

Importantísimo artículo publicado ayer en El Mundo (otro documento imprescindible a partir de ahora en la carpeta de cualquier consultor, pincha la imagen para verlo más grande) denunciando el mal uso de los fondos para formación de trabajadores con el fin de enmascarar la prestación de servicios de consultoría en protección de datos: La protección de datos se financia con el Forcem. La antigua Forcem, ahora denominada Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, vuelve a estar en entredicho y otra vez es por el uso de los fondos destinados a la formación de trabajadores que gestiona. Empresas dedicadas a la implantación de la protección de datos están utilizando los recursos destinados a cursos de formación como reclamo para pagar sus servicios, en los que la formación únicamente sirve en ocasiones sólo para encubrir la financiación de los recursos. Es lo que ellos denominan la adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) "a coste cero" en algunos anu

Ya no soy el Coordinador Nacional de Ventas de Grupo Millar2

Como se puede imaginar el respetable lector, un titular así daría para muchos folios de explicaciones y matizaciones, pero como diría el castizo "total pa'qué". Y además Jaime Estevez ya lo explicó muy bien en cierta ocasión . Alguno pensará que no son formas: juro que desde hace más de un mes he pedido varias veces por escrito a la compañía que retirara mi nombre y cargo de la web corporativa y que consensuáramos una nota pública para anunciar la novedad... hasta hoy. The show must go on , afirma el clásico, y no seré yo quien lo enmiende. Damas y caballeros, se abre un mundo de posibilidades, permanezcan a la escucha (o hagan comentarios).

Imágenes libres y gratis (de verdad) ⦗ACTUALIZADO 2021⦘

Antes de nada aclaro el título: digo "de verdad" porque se da con cierta frecuencia una confusión respecto al término "libre" asociado a imágenes, equiparándolo a "puedo hacer con esto lo que quiera", pero resulta que no es así exactamente. Sin entrar en detalles técnicos, tenemos tres situaciones básicas: Derechos de autor (copyright) vigentes: el autor o herederos mantiene los derechos sobre la obra y cualquier uso necesita de su consentimiento. Dominio público: el periodo de protección legal de los derechos de autor ha terminado y la imagen puede ser usada por cualquiera. Creative Commons: el autor cede parte o todos los derechos sobre su obra de forma voluntaria en función de unas licencias predefinidas. Existen por tanto imágenes que sí son "libres" en sentido estricto, es decir, que puedes utilizarlas gratis para cualquier uso (incluso comercial), transformarlas como quieras y no se requiere atribución ninguna a su autor original: se trat