Mide tus progresos

Para fijar una meta y alcanzarla hay tres puntos clave:
  • Qué: debe ser un número o un hecho concreto
  • Cuándo: fijar una fecha límite
  • Etapas: los estadios intermedios necesarios para alcanzar la meta antes de la fecha límite

La clave está en no perder el rumbo, y para ello resulta imprescindible el control sobre el cumplimiento de las diferentes etapas. Por eso es interesante crearse algún tipo de sistema gráfico que ilustre y permita el seguimiento de cualquier meta: con una hoja excel y generando bonitas representaciones a color, o a lapiz en un cuaderno, lo mismo da. El caso es que sirva para motivar hacia la siguiente etapa cada vez que alcanzamos algún objetivo intermedio.

Claro que al tiempo habrá ocasiones en que el registro gráfico te dirá que te has quedado un poco atrás. ¿Vas a dejar que algunas malas noticias te impidan continuar? Te servirá para saber que has de esforzarte un poco más en alcanzar tus metas.

Traza tu línea de objetivos y marca cada noche los progresos de la jornada: dormirás mejor y despertarás sabiendo lo que hay que hacer cada día.

Actualización 7/3/09: los misterios de las conexiones mentales han conseguido que el mismo día que publico esta nota salga otra sobre el mismo tema en uno de mis blogs favoritos sobre productividad: DuTuDu, sugiriendo incluso herramientas completas de medición. Repasa: Comprueba tu progreso. 

Foto: rexguo 
Marketing Positivo, Actualizado en: viernes, marzo 06, 2009